Coches

- Rafa J. Cid

Pininfarina Sergio, el Ferrari sin parabrisas

La idea no es nueva –Renault ya se atrevió con ella en el pasado con el Spider– pero no deja de ser sorprendente: Pininfarina quiere llevar a la producción en serie el Sergio, un prototipo basado en el Ferrari Italia Spider que carece de parabrisas y que fue presentado hace pocas semanas en el Salón de Ginebra.

Pininfarina ha sido históricamente uno de los diseñadores a los que Ferrari ha acudido para que diese forma a sus coches, y Sergio Pininfarina, hijo del fundador, guió su destino durante décadas. Falleció el pasado verano y este coche no podía ser mejor homenaje póstumo.

El motor, situado en posición central trasera, es un V8 de 570 caballos de potencia que le permite alcanzar los 100 km/h en 3,4 segundos y sobrepasar los 320 km/h. Prestaciones que se ven favorecidas por el reducido peso del conjunto, que podría ser inferior a los 1.300 kilos. Más ligero, por tanto, que el Ferrari Italia del que deriva.

Con un estilo que recuerda a las creaciones del Cavallino de los años 60 y 70, el Pininfarina Ferrari Sergio se producirá en serie limitada a cinco o seis unidades, por un precio que podría rondar los tres millones de euros.

El Renault Spider fue una barqueta producida en serie, y en su lanzamiento prescindió del parabrisas: la estudiada aerodinámica permitía obviarlo. Aun así, a partir de la primera evolución de este modelo se montó el cristal frontal, sobre todo porque su ausencia obliga a conducir con casco.