Coches

- Rafael J. Cid

Peugeot: 30 años creando futuro en presente

La firma gala mostró su primer prototipo en 1984, el Quasar. Ya ha abierto sus puertas la exposición creada al efecto en su museo de Sochaux: la Aventura Peugeot.

Los prototipos son coches muy especiales: nacen para adelantar el futuro. Unos lo hacen de forma precisa, son casi preseries de los coches que luego veremos en los concesionarios. Otros, en cambio, dejan rienda suelta a la imaginación de los diseñadores y más que automóviles son complejos reclamos publicitarios.

Entre ambos ejemplos hay un mundo de posibilidades: existen prototipos que muestran tendencias de diseño, otros proponen como cambiarán los interiores, algunos incluyen evoluciones mecánicas o tecnológicas que más tarde llegarán a la producción en serie. Unos pueden ser encendidos y conducidos, otros son de “cartón piedra”.

Peugeot sabe mucho de ello, pues son ya tres décadas las que lleva adelantando en público sus sueños mediante la creación de prototipos. Para celebrarlo ha preparado en su museo de Socheaux la exposición “La Aventura Peugeot”, en la que expone sus prototipos más señalados hasta el 31 de agosto.

Proxima, 1986

El estilo del Peugeot Quasar, su primer prototipo, está inspirado por tendencias futuristas para la época. Ideado en el Centro de diseño de la Marca de La Garenne (Francia), es un coupe biplaza en el que destaca su bóveda acristalada, el ángulo de apertura de las puertas de 180 grados respecto al suelo o la visión que enseña desde la parte trasera donde se sitúa, descubierto, su bloque motor.

En su interior, el panel de instrumentación es digital y, como gran avance, el Quasar también incluye un navegador, anticipándose varios años a la inclusión de esta tecnología en los automóviles. Su motor parece nacido de la actual corriente downsizing, aunque en realidad era fruto del saber que la Fórmula 1 acababa de dotar a los turbo en aquella época: el Quasar se mueve mediante un propulsor de cuatro cilindros 1.6 biturbo equipado con un intercooler aire-aire que ofrece aproximadamente 600 CV de potencia.

Oxia, 1988

El camino comenzado por el Quasar siguió en la década de los 80 con dos concept cars más: el Peugeot Proxima y el Oxia. Los dos llevaban al extremo la propuesta del Quasar, cada uno en una dirección. El Proxima con un aire todavía más adelantado a su tiempo y el Oxia con un equilibrio en todos sus aspectos que lo dejaban cerca de un vehículo de producción.

Desde 1984 Peugeot ha continuado ofreciendo numerosas propuestas tras estos compases iniciales. Muchas de las novedades vistas en estos conceptos se han recuperado en otros trabajos del mismo tipo, como el reciente Peugeot Onyx, e incluso en vehículos actuales como el Peugeot RCZ R, que se inspira en esta tradición.

Onyx, 2014