Novedad

- Rafael J. Cid

El Peugeot 208 regresa con pisada de coche premium

Nos subimos a las primeras unidades de pruebas en Portugal

El cachorro por excelencia de Peugeot, su coche más importante de todos los tiempos, acaba de regresar con nueva plataforma. Aquí tienes la información inicial sobre sus versiones y características. A paretir del 11 de noviembre llegará a los concesioanarios, y el precio de partida con todos los descuentos puede llegar a bajar hasta los 11.100 euros.

Ahora, tras subirnos brevemente a sus mandos, ya podemos contarte que su interior se sitúa como uno de los más trabajados entre sus semejantes, y si a ello unimos un rodar de calidad, y silencioso, el resultado es un modelo que se acerca más que nunca a los premium de la categoría, como los Mini o Audi A1.

Peugeot


Fomenta esta sensación el cuadro digital tridimensional, el primero del mercado, los abundantes cromados o la avanzada conectividad. Además, el acabado GT Line, nuestro preferido, incluye superficies en símil fibra de carbono y otros detalles estéticos propios externos, como la parrilla frontal deportiva. Desafortunadamente, la amortiguación no se hace más deportiva.
Aun así, el rodar del nuevo 208 es muy destacable: resulta un coche muy ágil, fácil de llevar deprisa, y el reglaje de las suspensiones resulta interesante para disfrutar de las curvas más cerradas. No llegamos a apreciar un tacto verdaderamente deportivo, pero el tarado de la amortiguación es lo suficientemente firme en las versiones básicas para evitar balanceos de la carrocería y lograr que el coche vaya sobre raíles sin perder confort de marcha. Un equilibrio, por tanto, muy logrado.

Peugeot


Todo ello a pesar de que el botón Sport no marca diferencias claves, que el freno de mano es eléctrico, de botón, que el ESP no puede desconectarse y que por supuesto la zaga no se mueve un ápice, herencia que se ha perdido con el tiempo, pues sus predecesores han sido siempre un ejemplo de "culo inquieto" perfecto para curvas cerradas y complicados en las más rápidas. Y es una lástima que se ha descartado la versión GTI, que con tan buena base, resultaría muy interesante para profundizar en su cara deportiva. En su lugar se ha invertido en la nueva versión eléctrica, necesaria para lograr evitar las multas que Europa empezará a poner el año que viene a las marcas que más contaminen.

Peugeot