Coches

- Juan Manuel García Rubio

Opel GT Concept: deportivo futurista

El Opel GT Concept reinterpreta el pasado con todas las soluciones actuales... y futuras. Ligero, pequeño por fuera y grande por dentro, hemos tenido oportunidad de conducirlo.

Los diseñadores han tenido libertad para dar rienda suelta a su imaginación, y han ideado un deportivo futurista inspirado el GT que la marca lanzó en 1965, introduciendo  detalles interesantes –otro guiño al pasado– como las ruedas delanteras rojas a semejanza de la MotoClub 500 de Opel de 1928.

GT_Concept_dentro

El prototipo tiene tracción trasera y motor delantero, cambio secuencial de 6 velocidades y una línea espectacularmente bonita y fluida. El techo es de cristal desde el parabrisas hasta el portón, y eso por dentro da una sensación de espacio casi de descapotable.

El interior es alucinante, casi como el de una nave espacial. Los detalles son múltiples, y casi todo en este coche se controla mediante un touchpad o por control de voz.

De construcción ligera, aluminio y metacrilatos varios en estructura y carrocería, el peso es liviano y las prestaciones muy buenas, teniendo en cuenta, además, que se anuncia con un motor de 2 cilindros de 1 litro de cubicaje y 145 caballos, unido a una transmisión automática de tipo secuencial de 6 velocidades, además de un diferencial trasero autoblocante mecánico.

La unidad que hemos conducido nosotros, y única al parecer, era otra cosa, porque montaba un motor eléctrico, sin más señas. El interior, para un coche que mide 3,85 metros de longitud total, es amplio, aunque con límites ya cercanos para gente que mida más de 1,90 metros de altura.

Estos y más detalles sobre el GT los encontrarás en el artículo que saldrá el próximo martes en AUTOhebdo SPORT.