Novedad

- Rafa J. Cid

Los motores turbo de 4 cilindros, en los Porsche 718 Cayman

El precio de partida es de 58.000 euros, por vez primera inferior al de los modelos abiertos.

Los motores turboalimentados siguen extendiéndose como la pólvora, y tras invadir las gamas 911 y Boxster –ahora 718 Boxster–, acaban de aterrizar con cuatro cilindros y configuración bóxer en la nueva gama 718 Cayman, que con tal motivo sufre además un restyling que retoca su figura y que ha incluido un ligero ajuste de la amortiguación y mejoras en la conectividad. Fue precisamente la gama 718 Boxster la que estrenó los motores que ahora dan vida a los 718 Cayman, a saber, dos gasolina de 2.0 y 2.5 litros con 300 y 350 CV respectivamente, estos últimos correspondientes a la versión S.

Por vez primera, ambos 718, cerrado y abierto, contarán con idénticos niveles de potencia –siempre el cerrado entregaba algunos caballos más–, y también es novedad que la versión abierta sea ahora la más costosa: los coupés parten de 58.000 euros, por 60.000 de los roadster. En el mejor de los casos, el 718 Cayman S pasa de cero a cien en 4,2 segundos y su velocidad máxima es de 285 km/h.

Algunas opciones, como el paquete Sport Chrono y el Porsche Torque Vectoring (PTV), permiten personalizar aún más el carácter deportivo del 718 Cayman. Otro elemento opcional es el sistema de suspensión activa Porsche Active Suspension Management (PASM), que reduce la altura al suelo de la carrocería en diez milímetros. En el caso del modelo S, esa reducción en la altura de la carrocería llega, por primera vez, a los 20 milímetros. Igual que en el resto de deportivos Porsche, los modos del paquete Sport Chrono se pueden regular a través de un mando que hay en el volante. Como complemento a los programas “Normal”, “Sport” y “Sport Plus” anteriores, ahora existe uno adicional, el “Individual”, que permite el ajuste previo de varios elementos para personalizarlo a gusto de cada conductor.