Novedad

- Rafael J. Cid

El motor cuatro cilindros más potente del mundo entrega 421 CV y es de Mercedes-AMG

Se espera que el M139 de vida a los futuros Clase A 45.

Los motores 2.0 turbo tienen un sabor especial para los aficionados a los rallyes desde que los Grupo A, armados con ellos, sustituyeron en el Mundial a los colosales Gr. B a finales de los 80, momento en el que el Lancia Delta Integrale se convirtió en un mito. De aquella, la versión de serie, 2.0 turbo HF 4WD, entregaba 165 CV. 

Ahora, Mercedes-AMG ha vuelto a evolucionar el motor M133 que en 2015 se convirtió en el más potente de cuatro cilindros del momento, con 360 CV, y que ahora reedita el título al alcanzar la friolera de 410 caballos de potencia en su variante M139. Se ofrecerá a su vez en una segunda versión de 387 CV.  

Mercedes

Como curiosidades, el M133 entrega el par máximo muy alto de vueltas para ser sobrealimentado, a 5.000 rpm, aunque su turbo de doble entrada garantiza mucha fuerza a bajas revoluciones. Mientras, el corte de inyección se produce a 7.200 rpm. El soplado máximo del turbo es a 2,1 bar, y el peso total del conjunto ronda los 160 kilos.

El nuevo motor de alta eficiencia se fabrica en Affalterbach siguiendo el principio "One man, one engine", y en cada uno de ellos aparece una chapa con la firma de su responsable. 

Mercedes

Más información técnica

En comparación con su antecesor, se ha girado la posición de montaje en 180 grados en torno a su eje vertical. Esto significa que el turbocompresor y el colector de escape se encuentran detrás del motor (mirando en el sentido de la marcha), junto a la pared separadora entre el compartimento del motor y el habitáculo. Por consiguiente, el sistema de admisión se encuentra delante. Esta disposición permite configurar un diseño frontal especialmente plano, lo que conlleva ventajas aerodinámicas. Además, gracias a ella se logra mejorar claramente la conducción del aire, con vías más cortas y menos cambios de dirección, tanto en el lado de admisión como en el lado de escape.

Además, y por primera vez, el árbol que soporta el rodete del compresor y la rueda de turbina se apoya sobre rodamientos, al igual que sucede en la versión de mayor potencia del motor AMG V8 de 4,0 litros montado en el AMG GT Coupé de 4 puertas. Gracias a los rodamientos, disminuye a un mínimo la fricción mecánica en el interior del turbocompresor. De ese modo, el sobrealimentador responde con mayor espontaneidad y gira a mayor velocidad, alcanzando un régimen máximo de hasta 169.000 rpm.