Coches

- Rafael J. Cid

El Micra se hace hombre con la versión Nismo S

Nismo, la división de competición y versiones deportivas de Nissan, sigue ampliando su gama de productos, y es ahora el pequeño Micra el que ha pasado por sus manos. De ellas sale como todo un deportivo.

Pequeño y femenino, el Micra no parece hecho para ponernos la piel de gallina en las curvas. Pero en las instalaciones de Nismo ha hecho la mili, y de ellas sale vestido y armado como todo un deportivo. Dos serán las versiones que, por el momento, estarán disponibles en Japón este diciembre, y a las que esperamos posteriormente en España, aunque todavía es pronto para confirmarlo: Nismo y Nismo S.

Para empezar, ambas cambian su estética de manera decidida gracias al kit aerodinámico que incluye nuevo paragolpes, faldones laterales y difusor trasero con nueva línea de escape, unidos entre si por una sutil línea roja. En el interior, los asientos tipo baquet son protagonistas, y volante, pedalier o palanca de cambios son también específicas.

El Micra Nismo –March en Japón– emplea el motor 1.2 de 81 CV asociado a una caja de cambios CVT de variador continuo, quizá la menos recomendable del mercado para un coche deportivo, su punto más débil. Ha mejorado la respuesta de amortiguación, y también la de la dirección, ahora más deportivas.

La versión Nismo S es la que verdaderamente alcanza los galones. Añade más potencia gracias al motor 1.5 de 116 CV asociado a una caja de cambios manual de cinco velocidades, y además de la amortiguación, acorta las relaciones de cambio, mejora los frenos y añade una nueva línea de escape. Incluso incrementa la rigidez de la carrocería.

De esta forma el Micra gana masculinidad, y si la versión Nismo añade atractivo y un poco de pimienta, el Nismo S va mucho más allá y se convierte en un modelo muy deseable para los amantes de las curvas.