Salones

- Juan Manuel García Rubio

Mercedes-AMG GT R Roadster: nueva imagen y en edición limitada

Mercedes lanza una edición limitada de su AMG GT R Roadster, y con él, además de echar "leña al fuego" a uno de los segmentos más calientes, amplía la gama de uno de los deportivos más deseados.

Solo hará 750 unidades para todo el mundo, por lo que hablamos de una edición muy especial, y además de las peculiaridades propias recibe la renovación estética que ya marcó el modelo convencional hace unos meses. El Salón de Ginebra supone la puesta de largo de esta versión descubierta de la gama AMG GT.

Como la calidad y la deportividad se le presuponen, y mucho más, ya solo la capota de este roadster es toda una obra de ingeniería. Cuenta con tres capas de lona y, claro está, accionamiento automático. La estructura de la capota es de magnesio, acero y aluminio.

Aunque se trata también de un coche lúdico, no esconde sus particularidades tan específicas: destaca el alerón trasero, para nada discreto; la pintura, las llantas, las pinzas de frenos (de 390 mm delante y 360 detrás), etc. Está "vestido para matar" y no lo oculta.

Debajo del capó monta el V8 Biturbo de 4 litros de gasolina de cuyas entrañas salen 585 caballos y nada menos que 700 Nm de par máximos. Esta última cifra ya la da a tan sólo 2.100 vueltas, y las mantiene hasta las 5.500. Pura vida desde los primeros giros, vamos. Las ruedas traseras, las motrices, están dotadas de un diferencial electrónico, como no podía ser de otra manera. Cuenta también con el AMG Ride, un tren de rodaje deportivo que incluye, entre otras cosas, amortiguadores adaptativos regulables, muelles ajustables, etc.

Las prestaciones son de vértigo, y no era para menos. La velocidad máxima declarada es de 317 km/h y el paso de 0 a 100 km/h es de solo 3,6”. ¿Cómo te quedas? Suponemos que impresionado, como nosotros.