Coches

- Rafa J. Cid

Ligeros cambios en el BMW M5

Se suma al restyling que acaba de recibir toda la Serie 5 y ofrece el Pack Competición –disponible también para los M6–, que añade 15 CV más a los 560 originales para alcanzar los 575.

El próximo julio estará en los concesionarios el remozado M5, tras solo dos años en el mercado, luciendo discretos cambios como parrilla frontal, faros, defensas o retrovisores, elementos que, sumados a nuevos cromados, actualizan el aspecto general sin revolución.

Además, dos nuevos sistemas tecnológicos se añaden su lista de opcionales: las luces largas automáticas y un interesante asistente de atascos (Traffic Jam Assistant) que permite olvidarse de conducir cuando estamos en uno de ellos: él lo hará por nosotros siguiendo al coche que nos precede, incluso actuando sobre la dirección.

El motor permanece intacto. El 4.4 V8 mantiene sus estratosféricos 560 CV, y sus prestaciones se resumen en un 0-100 en 4,3 segundos y 305 km/h de velocidad máxima cuando eliminamos el limitador.

Como novedad, la firma ofrece el Pack Competición, que gracias sobre todo a una nueva línea de escape logra que la bestia alcance los 575 CV, 15 más que el de serie. Además, el pack supone una rebaja de la altura del coche de 10 mm, y la incorporación de llantas de 20 pulgadas. Así armado, su paso de cero a cien mejora en 0,1 décimas.