Coches

- Rafa J. Cid

Google no quiere conductores

La firma americana anuncia la fabricación de un coche autónomo, sin volante ni pedales, que ya tiene permiso para circular en los EEUU

Google es ya un fabricante de vehículos. Y de unos muy particulares: “pods” autónomos que carecen de volante y pedales, y por tanto no necesitan conductor. Ya tienen permiso de circulación en varios estados norteamericanos como California o Florida, que han adaptado sus leyes de tráfico al efecto.

Utilizando sensores como el radar, sistemas láser y los archivos de Google Maps, los “pods” de Google ya son capaces de circular a 40 km/h. El futuro que se planea para ellos es que sean utilizados por los usuarios cuando los necesiten, como si de taxis se tratase, llamados a través de aplicaciones móviles.

Por el momento, y por seguridad, los 100 primeros prototipos incluirán mandos manuales, aunque sus responsables afirman que no son necesarios. Personas que no conducen, minusválidos o incluso ciegos pueden ser algunos de los más favorecidos por este nuevo invento.