Al volante

- Juan Manuel García Rubio

Ford Fiesta ST: tres cilindros con mucha marcha

Ya se pueden hacer pedidos del nuevo Fiesta ST, que además de un chasis mejorado presenta un motor de 1,5 litros turboalimentado que entrega 200 jugosos caballos. Ya lo hemos conducido y promete mucho.

La última puesta al día del Fiesta llega al ST, que cuenta con una silueta bien atractiva y deportiva, como no podía ser de otra manera. Estará disponible con carrocería de tres o cinco puertas, una apuesta doble que otros fabricantes están dejando de lado en favor de la más práctica –aunque menos racing– de cinco puertas.

Como hemos comentado, una de las grandes novedades es el motor de tres cilindros, un EcoBoost de 1,5 litros sobrealimentado por turbocompresor que aporta 200 caballos, aunque  cuando no se requiere la máxima potencia puede rodar desactivando un cilindro para mejorar el consumo. El turbo se ha mejorado, y con ello también el tiempo de respuesta cuando se quiere ejercer una conducción más exigente, y lo cierto es que se nota.

El motor de 1,5 litros es ahora de tres cilindros y está sobrealimentado mediante un turbocompresor. Desarrolla 200 CV que se notan mucho. | Ford

El nuevo ST permite también elegir entre tres modos de conducción seleccionables “a golpe de botón”: Normal, Deportivo y Pista, y opcionalmente se puede pedir con el sistema Launch Control para el arranque más rápido posible. Otra opción interesante es el autoblocante mecánico LSD Quaife que ya conocíamos, a todas luces recomendable si lo que quieres es una efectividad máxima en frenada, aceleración y curva.

El puesto de conducción, el motor, el cambio y la dirección están muy logrados en el nuevo Fiesta ST. Incluso el sonido del propulsor, que se apunta a la moda de amplificarlo artificialmente. Igualmente, su nivel de equipamiento, al estilo nutrido de Ford, permite no echar nada de menos, destacando el sistema de comunicaciones y entretenimiento SYNC 3, el asistente de mantenimiento de carril, control de crucero, faros automáticos, etc.

La gran pantalla central destaca en un interior deportivo y de calidad. | Stuart G W Price/www.S-P.tv

También es patente la agilidad del nuevo modelo, en parte gracias al remozada arquitectura semiindependiente de la suspensión, con nuevos elementos que Ford ha bautizado como “muelles desplazados o vectorizantes”, los cuales dan como resultado una trasera muy afianzada en todo momento.

En cuanto a las prestaciones, este modelo es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 6,5 segundos y alcanzar una velocidad punta de 232 km/h, siempre según las cifras oficiales.

Más información de la toma de contacto, el próximo martes en la versión impresa de AUTOhebdo SPORT.