Pruebas

- Juan Manuel Fernández Pellón

Hyundai i30 N 275 Performance Encuentros en la tercera fase

Hyundai presentó a finales del pasado año el primer coche de su gama N, letra que define a los vehículos de altas prestaciones del fabricante coreano. Para descubrir el potencial del nuevo i30 N 275 Performance, un vehículo sorprendente en todos los sentidos, hemos contado con un probador de excepción: el piloto oficial de Hyundai en el WRC Dani Sordo.

Hyundai llegó al mercado español a principios de los años 90 de la mano del Grupo Bergé. Esta empresa apostó por el constructor coreano, a la vez que también distribuían en nuestro país marcas como Toyota, Chrysler, Jeep e incluso algo más tarde SsangYong, Subaru o Ferrari, entre otras. La introducción de los coches coreanos en España se produjo muy rápidamente al estar basada su estrategia en un precio muy contenido. ¿Quién no recuerda aquellos Pony –con los cuales incluso hubo una Copa de Rallyes–, los Accent o los S-Coupe, por ejemplo? El Grupo Bergé, empresa siempre ligada a la competición, exploró su faceta deportiva para dar a conocer sus productos y apoyar a nuestro automovilismo, y Hyundai estuvo muy presente en España con fórmulas promocionales de Circuitos con los Accent, Coupe o Getz diésel. Al tiempo, modelos como el Hyundai Coupe, del que se realizaron dos generaciones, popularizaron este concepto de coche deportivo entre el gran público.

En las manos de Dani, el Hyundai i30 parecía un juguete. El cántabro se divirtió de lo lindo conduciendo. | Jorge Brichette

Años más tarde, y con la marca asentada en nuestro país, la casa matriz, que desde 2009 es la distribuidora en España, dio un paso adelante. Además de apostar en los mercados de todo el mundo por un precio muy competitivo, dio un gran salto de calidad en sus productos. Hoy en día, los Hyundai no solo es que no tengan nada que envidiar a la competencia europea o japonesa, sino que además modelos como el Tucson o el i30 son considerados referencias en sus segmentos por su buena realización.

La creación de la gama N, presentada como proyecto en la segunda mitad del año 2015, una variante de modelos deportivos, ha permitido a Hyundai entrar en la tercera fase de su historia, una etapa muy ilusionante para una marca muy joven, puesto que su lanzamiento como constructor de coches data de 1967. Para la puesta en marcha de su subdivisión N, en Hyundai se han rodeado de los mejores colaboradores, y de hecho el fichaje del alemán Albert Biermann (quien durante años dirigió en BMW el departamento M) para liderar esa actividad es prueba de ello, y según veremos más adelante el i30 N se caracteriza por disponer de algunos elementos que en su día fueron característicos de los modelos alemanes.

Un probador a la altura

Desde 2014, Dani Sordo es piloto oficial de Hyundai Motorsport, equipo con el que este año compite en varias pruebas del WRC con el i20 Coupe WRC. Tras las tomas de contacto realizadas con el nuevo i30 N en los números 1.632 y 1.647, en AUTOhebdo SPORT pensamos que no habría mejor probador que Sordo para que nos diera su opinión al respecto de este nuevo modelo. Dani estuvo con nosotros toda una jornada, conduciendo este coche por las carreteras de la sierra madrileña, y os puedo asegurar que, conociéndole tan bien como le conozco, se lo pasó divinamente con el coche y que todas las opiniones que podréis leer aquí son totalmente sinceras.

Sordo rodó por el tramo de La Morcuera para analizar el Hyundai i30 N, un coche con el que disfrutó. | Jorge Brichette

Para cuando Dani vio el coche por primera vez en nuestro punto de encuentro, el Circuito del Jarama, yo ya había descubierto buena parte de las bondades del i30 N para poder presentárselo del mejor modo posible (nota de la redacción: esta prueba se realizó a principios de año, nada más producirse el lanzamiento). “¡Qué bonito, Juanma! Me encanta el color y el diseño”. A Dani le gustan los coches de marcados rasgos deportivos, y nada más bajarse del Hyundai Tucson que le cede la marca para sus desplazamientos en España se dirigió al nuevo i30 N con gran interés. Hay siete colores diferentes para la carrocería, pero el elegido para esta unidad de prensa, el Performance Blue, similar al de su i20 Coupe WRC, es realmente llamativo y atractivo. “Tanto los dos escapes traseros como las llantas, de 19 pulgadas de diámetro, o el spoiler delantero y el alerón trasero, están perfectamente integrados en un coche que se ve muy deportivo y macizo”, nos dice rápidamente Sordo.

Dos configuraciones, 250 y 275 caballos

Mientras rodeamos el coche para verlo con detalle, le recuerdo que el i30 N se comercializa en dos variantes, la de 250 caballos de potencia y la de 275 CV,
de apellido Performance –esta última la que probamos–. Hay una importante diferencia de precio entre ambos, unos
4.000 euros,
pero, además de la mayor potencia del modelo más caro, este se caracteriza por el diferencial autoblocante de deslizamiento limitado, los discos de freno más grandes (con pinzas en color rojo con la N grabada), las llantas de 19 pulgadas en lugar de las de 18” de su hermano menor y el escape con válvula variable.

Cuando Dani se sentó en el envolvente asiento del conductor, le llamó la atención que se trataba de un modelo con cambio manual, única posibilidad de transmisión en el i30 N: “Actualmente, muchos de estos compactos deportivos pueden equipar también cambios de doble embrague o incluso de convertidor de par. A mí me gustan tanto los cambios manuales como los modernos automáticos, que funcionan muy bien. Vamos a ver cómo va este”.

Antes de partir hacia Miraflores de la Sierra para subir a La Morcuera, donde realizaríamos gran parte del reportaje fotográfico, Dani alucinó, de entrada, con el detalle de que el asiento del conductor se retrasara automáticamente para facilitar la salida del habitáculo, retornando a su posición memorizada cuando ponías de nuevo el contacto, un sistema presente en coches de mucho mayor precio. Mientras tocaba con las manos varias partes del tablero de mandos, me comentaba: “Echo en falta algunos detalles de carbono tanto en el interior como en el exterior. Se trata de un material empleado en competición que le da un toque muy racing a los coches. Supongo que al ser este el primer modelo de la saga N, y con lo cuidadosamente configurado que está, más adelante ampliarán las posibilidades de personalización, ya que, como me has comentado, el único extra que se le puede incorporar ahora es el techo panorámico”.

Un sonido de carreras

Y es que el i30 N posee todo lo que estás buscando en un coche de este tipo, sorprendiéndote, por ejemplo, con gadgets como la barra de leds que hay en la parte superior del tablero de instrumentos, que indica el momento idóneo del cambio de marcha, o que el propio tacómetro avance o atrase su zona naranja y roja en función del mapa electrónico que se tenga configurado o de la temperatura del motor. Unos detalles 100% herencia del pasado en BMW del ahora responsable de Hyundai N, Albert Biermann.

Al poner en marcha el motor, enseguida el ronco bramido del propulsor de 2 litros de cilindrada con distribución variable y turbo hace patente que no estamos a bordo de un Hyundai “normal”. El motor coreano ofrece diferente sonido según se configuren los parámetros electrónicos a través de los dos pulsadores especiales que posee en su volante. Hay cinco posibilidades: Eco, Normal, Sport, N y N Custom, los tres primeros con el botón izquierdo, y los últimos, con el derecho. La puesta en marcha de esta gestión electrónica modifica multitud de parámetros, como el mapa motor, el control de estabilidad, el funcionamiento del diferencial autoblocante, la dureza de los amortiguadores y la dirección… y el sonido del motor, uno de los más sugerentes que hemos escuchado últimamente.

Cuando vamos recorriendo los primeros kilómetros, observo cómo Dani Sordo realiza el punta-tacón en las reducciones, una maniobra que le advierto hace el coche automáticamente gracias a la función Rev Matching N. Al avisarle, el cántabro me dice: “Yo lo hago habitualmemte y me sale de forma natural, pero vamos a probarlo”. Mi paisano estaba empezando a cogerle el gustillo a un coche en el que, entre los petardeos en los cambios de marcha hacia arriba y el golpe de acelerador que realiza en las reducciones, se te pone la piel de gallina, máxime si vas de copiloto con un deportista de la talla de Dani Sordo. Mientras yo le guiaba para llegar a Miraflores (Dani nunca disputó el Rallye de Madrid por estos tramos, ya que en 2003 y 2005 no se celebró, y en 2004, organizado por la RFEdA, lo ganó por las rápidas carreteras de Guadalajara junto a Carlos del Barrio), él se dedicaba a estudiar escrupulosamente cada detalle del coche.

Potente y deportivo a rabiar

Nuestro periplo finalizó en lo alto de La Morcuera, especial tradicional de los rallyes madrileños, carretera en la que Dani disfrutó dándome un bonito “paseo” tanto de ascenso como de descenso. Tanto el tacto de los frenos, imponentes discos delanteros de 345 mm de diámetro con pinzas flotantes, como el de la caja de cambios le gustaron mucho. Y es que el embrague ha sido adaptado a la potencia y par que ofrece este deportivo propulsor, entre otras cosas con sincros reforzados con carbono: “El cambio está muy bien escalonado, con una segunda bastante corta, y con un desarrollo muy adecuado tanto para carreteras de montaña como para autopista, donde al introducir la sexta el motor va muy desahogado”.

De regreso al Jarama, y tras completar la sesión de fotos en una zona cerrada al tráfico donde Sordo agradeció sobremanera que el freno de mano del i30 N fuera convencional, el piloto de Hyundai hizo su valoración final: “Disfrutas mucho conduciendo, ya que por un lado es apto para una utilización diaria, y cuando las circunstancias lo permiten puedes realizar una conducción deportiva. La dirección es muy directa, a mi modo de ver quizá un pelín dura. En todos los coches, cuando configuras la electrónica al modo más deportivo endurecen la dirección, y creo que eso en muchos casos no es necesario.

Esta será la quinta temporada que Dani competirá dentro del equipo Hyundai Motorsport. | Jorge Brichette

Tiene una estabilidad y una manera de copiar la carretera excelentes, y gracias a un autoblocante muy bien desarrollado la capacidad de tracción es impresionante. La puesta a punto de este primer N de la marca es sensacional, con cambios como la barra antiacercamiento de las torretas traseras o las nuevas manguetas de aluminio en el tren delantero. Tiene una imagen muy atractiva. Es ancho y bajito y su interior resulta muy deportivo, especialmente gracias a las posibilidades que tiene de configurar su electrónica, con una de ellas, la N Custom, que puedes ajustar a tu gusto, viendo todos los parámetros en la pantalla del navegador. El sonido del motor es el no va más y empuja muy bien, tanto en baja, con mucho par, como en alta, cuando las luces del cuadro te indican que debes cambiar. Me ha gustado, la verdad, y mucho. ¿Y cuánto dices que cuesta?”. El precio del i30 N 275 Performance es de 37.900 euros, menos un descuento de unos 5.000 a 6.500 euros según campaña. Se trata de una cifra muy competitiva, aunque a ti Dani seguro que te hacen una rebaja aún mayor, le dije, y se me quedó mirando, pensativo.

A Dani Sordo le gustó mucho el Hyundai i30 N 275 Performance, y dar un “paseo” juntos por la sierra madrileña fue un placer para ambos. | Jorge Brichette

Hyundai i30 Hyundai i30 N 275 Performance 5P 2.0