Novedad

- Rafael J. Cid

Las diez claves y transgresiones del Ferrari SF90 Stradale

1.000 CV para la nueva cima del Cavallino Rampante, su primer híbrido enchufable

De la factoría de los sueños llega un nuevo superdeportivo: se trata del SF90 Stradale, que se convierte en el nuevo tope de gama de la casa italiana con sus 1.000 CV de potencia.

El nuevo modelo, en esta época de importantes cambios para la industria del automóvil, ha roto muchas de las tradiciones Ferrari, aunque quizá la palabra correcta es que se ha adaptado a los tiempos que corren. Veamos cuales son sus principales características... y transgresiones.

 

1. Tributo a la Scuderia

El nombre del SF90 es un homenaje a los 90 años del nacimiento de la Scuderia Ferrari, que fue creada en 1929 de la mano de Enzo Ferrari para ocuparse de la escuadra de carreras de Alfa Romeo. No sería hasta 1940 cuando comenzó a fabricar coches con su apellido.

Ferrari

2. El primer híbrido de Ferrari.

El SF90 es el primer híbrido enchufable de Ferrari. Dispone de 3 motores eléctricos –dos delanteros y uno trasero– que suman sus 220 caballos de fuerza al V8 colocado en posición central trasera, para alcanzar un total de 1.000 CV.

En el modo eDrive, el SF90 es capaz de recorrer hasta 25 km en modo 100% eléctrico, en conducción normal (modo Híbrido), el coche optimiza el rendimiento, y en los modos Performance y Qualify los motores eléctricos ayudan al V8 a extraer el máximo rendimiento del conjunto sin importar la eficiencia. Así armado logra un 0-100 de récord: 2,5 segundos, una cifra pareja a la de los Fórmula 1.

 

3. El primer Ferrari tope de gama con un V8.

Parecen haber terminado los tiempos de los mágicos V12. Ahora, el Ferrari SF90 es el nuevo tope de gama de la casa italiana, y por vez primera es un motor V8, turbo y de 4.0 litros para más señas, el que le aúpa a ese trono. Entrega 780 CV. Y no es el primer Ferrari 4x4, pero sí el primero que con esta transmisión lidera la oferta de la firma.

Ferrari

4. Cuenta con aerodinámica activa.

Su alerón trasero, patentado como shut-off Gurney, se mueve para lograr más apoyo en curva y frenada, y menos en recta, de cara a mejorar aceleración y velocidad máxima. A 250 km/h genera 390 kilos de downforce, y su punta es de 340 km/h.

 

5. Caja de cambios de doble embrague, 8 relaciones y ¡sin marcha atrás!

La caja del SF90 es un rediseño completo de la anterior de 7 marchas, y a pesar de la inclusión de la octava es más compacta y logra una mayor eficiencia de combustible. En parte se ha logrado porque se ha eliminado la marcha atrás, y son los motores eléctricos delanteros los encargados de mover al coche cuando para avanzar en sentido contrario.

Ferrari

6. Chasis multimaterial.

El chasis ha sido fabricado en materiales ligeros como la fibra de carbono o el aluminio, una obligación dado que el peso extra del apoyo eléctrico es de unos 270 kilos, que han dejado el peso total en 1.570. El resultado, además de la ligereza, es una rigidez torsional un 40% superior a la de sus predecesores.

 

7. Interior con falso cambio en H y relojes digitales curvos.

En la cabina podemos ver los carriles del mítico cambio en H de Ferrari, aunque en esta ocasión son una inspiración para la botonería de la caja automática de doble embrague. A su vez, los relojes digitales cuentan con la primera pantalla HD curva del mercado, y casi todos los sistemas del coche pueden ser controlados del desde el volante.

Ferrari

8. Primer Ferrari con apertura sin llave.

El SF90 puede abrirse sin necesidad de tocar la llave, con lo que se convierte en el primero "keyless entry". Este sistema se irá extendiendo por el resto de la gama.

 

9. 7 años de garantía.

Ferrari ofrece a sus clientes 7 años de garantía, con intervalos de servicio de 20.000 km.

Ferrari

10. Versión extrema: Assetto Fiorino

El SF90 estará también disponible en versión Assetto Fiorino, que afila todavía más el dinamismo del vehículo gracias a una reducción de peso de 30 kilos gracias a más piezas de fibra o titanio, amortiguadores derivados de las carreras GT, y una aerodinámica retocada.

Ferrari