Novedad

- Rafa J. Cid

CXPERIENCE Concept: Citroën sueña con un nuevo C6

Incluye la cámara de grabación frontal que estrenará el nuevo C3 y un sinfín de comodidades en la cabina.

El DS, uno de los clásicos de gama alta de Citroën, es considerado como uno de los coches más importantes del siglo XX, y hoy día da su nombre a la firma de modelos premium de la casa de los crevrones. Su sucesor fue el Citroën CX, otro coche mítico.

Pero, con la desaparición del C6, el último de sus descendientes –, a la gama francesa le falta un "máximo exponente". Con el CXPERIENCE, sueña cómo podría ser su futura berlina de lujo –en particular, su interior– sin, por el momento, confirmar o negar su intención de recuperarla.

Fruto de la creatividad del equipo de Diseño Citroën en el centro de Vélizy, el concept car CXPERIENCE será presentado oficialmente en el Salón de París, mide 4,85 metros y se distingue por su carrocería de dos volúmenes y por sus puertas de apertura inversa.

Como complemento de las cámaras delantera y trasera, los tradicionales retrovisores exteriores han dejado su lugar a dos discretas cámaras laterales cuyas imágenes se retransmiten a pequeñas pantallas digitales.

Hiperconectado y en sintonía con los tiempos, el concept car también recibe la ConnectedCAM Citroën, estrenada en primicia mundial en el nuevo C3. Situada justo detrás del retrovisor interior, esta cámara HD con objetivo gran angular, conectada, graba todo lo que la persona que conduce ve frente a él. Testigo de sus experiencias sobre la carretera, captura en imágenes o en vídeos instantes de la vida para compartirlos en las redes sociales o como un recuerdo puramente personal.

A bordo, todo está pensado para favorecer el bienestar, algo que se manifiesta en los asientos. Amplios y envolventes, ofrecen un mullido y una sujeción únicos, gracias a una espuma suave con memoria de formas que se adapta a nuestro cuerpo.

Integrada en el centro del salpicadero, la espectacular pantalla panorámica de 19’’ de formato 16/3 constituye la "pieza maestra" a bordo, según sus creadores. Como centro de control del vehículo, permite liberar el salpicadero de mandos y su tamaño permite agrupar todas las funcionalidades: la climatización, las ayudas a la conducción, la navegación y los dispositivos multimedia.

Dinámicamente, incorpora un novedoso módulo de suspensiones, con topes hidráulicos progresivos. Esta tecnología, exclusiva de Citroën y presentada hace algunas semanas, permite mejorar notablemente la calidad del filtrado, independientemente del estado del firme, garantizando un agrado de conducción sin igual. El resultado: un confort máximo, al más puro estilo Citroën.

Le da vida un sistema híbrido enchufable con una potencia máxima de 300 CV. Cuenta con un motor gasolina "de entre 150 y 200 CV" y otro eléctrico de 109. Su autonomía eléctrica es 60 km, y la caja de cambios es una automática de ocho relaciones.