Novedad

- Rafael J. Cid

Cupra se despide de la gama Seat con el León ST R de 300 CV

Solamente se fabricarán 300 unidades para el mercado español. A partir de ahora, Cupra será independiente como firma automovilística.

Seat y Cupra ya son dos firmas independientes bajo el mismo paraguas, y la versión que hoy nos ocupa es la última en la que podremos ver los nombres de ambas brillando juntos. En pocas palabras, es la versión familiar (ST) del León Cupra R de 5 puertas que el año pasado se vendió en serie limitada a 40 unidades, y que en esta ocasión se elevan a 300 para nuestro país.

El nuevo modelo incorpora las evoluciones mecánicas del citado León Cupra R 5 puertas a las que se suma la tracción total, además de un notable incremento del equipamiento de serie, que elevan su precio hasta los 53.495 euros, que pueden quedarse en 46.224 si lo financias con la casa y cumples algunas condiciones más. Veámoslo en detalle.

Seat

Color cobre

Al primer golpe de vista, son el color cobre y la fibra de carbono los que distingue a los Cupra R de los Cupra a secas. El logo Seat se despide de los Cupra en tal color, que además destaca en otros puntos estratégicos del coche como las generosas llantas de 19” o la defensa delantera, acompañado de inserciones en negro brillante. Mientas, la fibra de carbono está presente en el labio frontal, el difusor y alerón traseros o los faldones laterales, y expresa tanto dinamismo como calidad de manufactura.

En la cabina, el cobre es de nuevo protagonista porque enmarca la caja de cambios o los aireadores, y además da color a los pespuntes. Para incrementar decididamente un aspecto Racing, el volante y el pomo de la palanca son en piel vuelta, y los asientos tipo bacquet, garantes de excelente sujeción para la conducción deportiva. Además, la fibra de carbono se transforma aquí en una tela que la imita de forma acertada, tanto pora los asientos como para las puertas. Cabe destacar también que los relojes son totalmente digitales.

Seat

Motor poderoso

En esta ocasión, el motor 2.0 TSI turbo, con inyección mixta directa/indirecta, entrega 300 briosos caballos de potencia a las cuatro ruedas a través de la caja de cambios DSG de doble embrague y siete marchas, con levas en el volante, y asociada al sistema de tracción total  4Drive. No habrá versión manual.

Conocemos bien este propulsor que empuja en todo momento, a 2.000 rpm tenemos ya todo el par, 400 Nm, y es a 6.500 cuando encontramos la cifra de potencia máxima. En menos de 5 segundos se pone a 100 km/h (4,9), y su velocidad máxima ha sido autolimitada a 250 km/h.

Seat

En las curvas

Las principales evoluciones dinámicas vienen de la mano de nuevos ajustes de las manguetas amortiguación, que aumentan la caída negativa de las ruedas en 2 grados, lo que permite un mejor apoyo en curva. Además, las llantas logran incrementar las vías en 20 mm delante y 16 mm detrás. Así que, ahora, el coche va todavía más asentado. Este es el mismo ajuste del que gozaban los Cupra R 5 puertas.

Y, como ellos, se han montando frenos Brembo y cubiertas Michelin Sport Cup 2, verdaderas lapas, que es mejor calentar un poco, y que mejoran notablemente el comportamiento del coche.

Seat

Además, de serie, contamos con el Driver Profile, el botón sport mediante el cual podemos endurecer la amortiguación, hacer más rápida la entrega de la potencia o variar el sonido.

El resultado es un modelo capaz de marcar vuelta rápida en Nurburgring y después llevarte a casa como un rajá, y por ello es uno de los deportivos más destacables del momento. La tracción total le hace ir un poco más “sobre raíles” que el tracción delantera, aunque sigue garantizando grandes sensaciones al volante, en particular por el agarre, la contundente respuesta del motor y su capacidad de enlazar giros sin inercias.

Seat

Precio elevado

Teniendo en cuenta que los Cupra se venden por 39.000 euros con 300 CV, la cifra de 46.000 (con letra pequeña) es bastante elevada, pero se justifica, primero, porque hablamos de una serie limitada, y segundo porque lo trae todo de serie, desde el Driver Profile hasta el cuadro digital, pasando por la conectividad, navegador, la estética propia, el nuevo ajuste dinámico… así que vale lo que cuesta. La única opción posible es la pintura Gris Blackness, por 215 euros, en la que solamente encontraremos 120 unidades.

Seat