Al volante

- Rafael J. Cid

Conducimos el nuevo Ford Focus en el sur de Francia

Nos subimos a la versión ST Line de 182 CV

El Ford Focus ha regresado totalmente renovado, ya está disponible desde 19.500 euros, y tienes una amplia información del mismo AQUÍ.

Ahora, AUTOhebdo SPORT ha acudido a la llamada de la firma del óvalo en el sur de Francia, donde hemos tenido la primera breve toma de contacto con el mismo. Como no podía ser de otra manera, nos hemos subido a la versión más caliente en su lanzamiento, el 1.5 EcoBoost de 182 CV, el rey de la gama hasta que aterricen las versiones RS, que podrían alcanzar la friolera de 400 CV y contar con apoyo eléctrico.

Ford

El 1.5 EcoBoost ha sido vestido en acabado ST Line, el más deportivo de la gama, y que incluye detalles estéticos propios como parrilla frontal, defensas o llantas, entre otros detalles, y que se amplían en el interior con asientos deportivos, costuras en rojo e inserciones en símil fibra de carbono. Los acabados son de calidad, están en la media del segmento, y destaca la lograda insonorización. Como guinda, el acabado ST Line incluye un chasis más firme y pegado al suelo.

Ford

En marcha, el motor 1.5 EcoBoost se muestra tremendamente voluntarioso, aunque hay que llevarlo a regímenes medios y altos para que de todo lo que tiene, jugando con la caja de cambios. Su sonido no oculta que es de tres cilindros, pero está logrado, y más al seleccionar el modo Sport, que puede llegar incluso a endurecer ligeramente la amortiguación.

En curvas volvemos a encontrarnos con uno de los históricos puntos fuertes del Focus: el dinamismo. Con un chasis un 20% más firme y menos peso gracias a la nueva plataforma C2, el ST Line vuela por los tramos de montaña como por su casa, y destaca en su rodar que la citada excelente insonorización no rompe la comunicación con la carretera. Además, la versión probada, al contrario que las menos potentes, cuenta con eje trasero independiente.

Ford

Con un excelente equilibrio entre eficacia y confort, el Focus se muestra muy ágil, certero en la entrada de los giros, neutro en el vértice, y garante de buena tracción. Así dotado, se sitúa como uno de los mejores compactos para la diversión al volante, sin llegar a las travesuras de los ST a secas o RS que vendrán. 

Ford

En definitiva, en el Focus ST Line hemos encontrado un modelo que destaca particularmente por su agilidad, y su dinamismo brilla aún más porque resulta, además, muy refinado. El acabado ST Line, con esa mayor firmeza de la amortiguación, muestra una deportividad moderada pero jugosa, que permite disfrutar de las curvas, y más con sus 182 CV, sin restar confort de marcha.

Ford