Novedad

- Rafael J. Cid

El Chevrolet Corvette cambia su ADN: regresa con motor central

En su octava generación, el que es uno de los deportivos americanos por excelencia entrega 490 CV.

Tras 66 años de historia, el Chevrolet Corvette evoluciona como nunca para convertirse en un deportivo de motor central trasero: por vez primera desde su nacimiento el conductor escuchará el rugido de motor V8 a su espalda, lo que supone una mejora clave en el reparto de pesos y por tanto en el dinamismo. ¿La potencia? 490 CV, con los que consigue resolver el paso de cero a cien en menos de 3 segundos. Un disparo.

Chevrolet

Este nuevo V8 de 6.2 litros, que puede verse desde el exterior del vehículo, entrega la potencia al eje trasero mediante una caja de cambios Tremec de doble embrague y 8 marchas, asociada a un autoblocante mecánico controlado electrónicamente.

Chevrolet

La amortiguación dispone de dureza variable controlada magnéticamente (Magnetic Ride), y son hasta seis los diferentes modos de conducción los capaces de variar el talante deportivo del vehículo, desde Weather a Tour pasando por Sport, Track, My Mode (personalizado) y Z Mode. Este último es un guiño al creador del Corvette original, Zora Arkus-Duntov.

Chevrolet

El nuevo modelo es 137 mm más grande que su predecesor, 4,6 metros en total y, desafortunadamente, 166 kilos más pesado, 1.527 kg en total, que a pesar de todo es una cifra muy razonable para una fiera como esta y para lo que ha necesitado emplear aluminio y fibra de carbono. Cuenta con techo tipo targa, y un interior vanguardista orientado por completo hacia el conductor.

Esperamos al nuevo Corvette a finales de año o principios de 2020, a un precio por confirmar.