Novedad

- Rafael J. Cid

El BMW Serie 8 llega directamente de la competición... ¡y se espera versión M8!

Tras su estreno en las 24 de Daytona en enero, inicia su comercialización como modelo de serie. 

El coche más destacado de BMW, el M3, llegó a las calles después de debutar en competición. Creían iba a ser un deportivo para unos pocos fanáticos, pero se convirtió en el objeto de deseo de todos los conductores interesados en el dinamismo. Ahora, la firma alemana ha querido repetir el modus operandi de aquel mito. Así, el nuevo Serie 8, que se convierte en el modelo más exclusivo de la firma –derivado de los Serie 7–, debutó en las 24 Horas de Daytona en enero, ha pasado por Spa y Le Mans antes de aterrizar en los concesionarios: se le espera en ellos a partir de noviembre y hoy mismo se han dado a conocer sus datos técnicos.

Este prototipo, el M8 Gran Coupe, adelanta las líneas del futuro M8, que superará de largo los 600 CV. | BMW

Tratamos con un coupé de grandes dimensiones, 4,7 metros, que ha empleado el aluminio para no pasar de las dos toneladas de peso, y que tendrá carácter de Gran Turismo, es decir, presentará un acusado carácter deportivo pero a la vez será garante de elevadas dosis de confort y lujo.

De líneas muy afiladas, cuenta con los relojes digitales que estrenó hace escasas fechas el X5, faros láser en opción, y un sinfín de sistemas tecnológicos, como el de conducción semi autónoma (nivel 2 sobre 5).

Dinámicamente, tratamos con un tracción trasera con versiones 4x4, eje trasero direccional y diferencial autoblocante de serie. Su amortiguación es de dureza variable, y sus estabilizadoras, activas. 

Poco sabemos todavía de la versión M8, que ya hemos visto como prototipo en el Salón de Ginebra en versión Gran Coupé (de cuatro puertas), y que esperamos supera, de largo, los 600 caballos de potencia y se convertirá en la versión más agresiva de la gama.