Al volante

- Juan Manuel García Rubio

BMW Serie 3: Más y mejor

Desde 38.600 euros, BMW ya vende la séptima generación del Serie 3, código G20, cuyos motores llegarán, de momento, hasta los 374 caballos. El nuevo modelo destaca por imagen, comportamiento, conectividad y equipamiento.

Es uno de los pilares de BMW. Y ahora es más grande, más capaz y más moderno. De momento llega solo la berlina de tres cuerpos y cuatro puertas, con hasta seis motores a elegir, diésel y gasolina.

Se trata de la séptima generación de la Serie 3, que tendrá también variante M3, aunque de momento no se sabe más, solo que estará seguramente también este año. Hasta que eso ocurra, la antesala la encontramos en la versión más potente de la gama, la M340i xDrive de 374 caballos.

La nueva Serie 3 no solo es más grande, tambien es más ligera. O sea, que se cabe mejor dentro, tiene un reparto de pesos idóneo, es más bonita y tiene un equipamiento de conectividad y seguridad que mejoran notablemente. 

La amplia gama de motores van desde los 190 a los 374 caballos, de momento, y a la tracción trasera -mayoritaria en la gama-, total , y a cambios manuales o automáticos. Un abanico muy completo que también incluye el 330e cuya mejora en autonomía en modo eléctrico es considerable porque pasa de 30 a 60 kilómetros. Ahí es nada.

BMW/Fabian Kirchbauer

Por fuera ha crecido casi 8 centímetros más. También es más ancho y alto, además de tener mayor batalla. Tiene por tanto mayor presencia, con mayor espacio interior, aunque la capacidad del maletero sigue siendo la misma, 480 litros. Además, se va sentado un centímetro más bajo que antes y el reparto de pesos alcanza el 50/50%. Por si fuera poco, es 55 kilos más ligero. Las vías también se  han ensanchado algo, y por eso, entre otras cosas, el aplomo en carretera está fuera de toda duda. El chasis es más rígido y la suspensión más firme.

La gama se estructura en base a cuatro acabados o líneas, por otro lado conocidas, que son Sport, Luxury y M Sport. El equipamiento es completísimo, con mucha dotación tecnológica y de ayuda a la conducción.

Inicialmente, la gama está ya a la venta con el 320d y 320d xDrive con 190 caballos de potencia, ambas diésel claro, más la 330i de gasolina de 258 caballos. Los precios arrancan en los 38.800 euros del primer diésel, hasta los 53.600 del más potente de gasolina, y de aquí a final de año se irá completando con seis mecánicas más. Casi nada. Ahí estarán las versiones 320i, 330i, 318d, 320d, 330d y hasta el híbrido enchufable 330e que anuncia nada menos que el doble de autonomía en modo eléctrico.

BMW/Fabian Kirchbauer

Entre esas combinaciones de motores con acabados, hay que sumar los tipos de tracción y de cambio. La mayoría de la gama es de tracción trasera, fiel al ADN de la marca, pero algunas son versiones de tracción integral xDrive. Y de la misma forma, o casi, de cambio manual de 6 velocidades, aunque también automático de 8 por convertidor de par.

También hay tres tipos de suspensión. Las dos primeras, la normal y la deportiva, denominada M Sport, usan amortiguadores convencionales. La otra, la Adaptativa M, hace gala de amortiguadores regulados electrónicamente. Desde la primera, el control de coche puede decir que es fascinantemente bueno. Dependiendo también del tipo de suspensión, se puede elegir con dirección de desmultiplicación fija o variable.