Novedad

- Rafael J. Cid

BMW M Performance viste al M2 Competition

Sus componentes incluyen piezas en fibra de carbono, frenos, escape y una amortiguación regulable mecánicamente. 

La primera gran evolución del BMW M2 se llama M2 Competition, modelo que ha incrementado la potencia hasta la friolera de 410 CV (frente a los 370 CV anteriores). Con el fin de llevar un paso más allá la dinámica de conducción y la estética del nuevo modelo, los ingenieros de BMW han ideado ya toda una serie de mejoras para reducir el peso y mejorar sus ya de por sí deportivas características de conducción. La mayor parte estarán disponibles en el momento del lanzamiento del M2 Competition, entorno a agosto/septiembre, a precios todavía por definir.  

En primer lugar, las mejoras incluyen el kit de modificación de la suspensión M Performance, que reduce la altura libre al suelo hasta en 20 milímetros y puede ajustarse independientemente tanto en compresión (12 opciones de configuración) como en extensión (16 opciones).

BMW

Los accesorios M Performance Parts disponibles para este modelo también incluyen unas llantas forjadas 3,2 kilos más ligeras y frenos de mayor tamaño, con seis pistones delante y cuatro detrás, armados, si se desea, con pastillas de competición.

El capó en fibra reduce la carga en el eje delantero en aproximadamente 9 kg, mientras que el techo reduce otros 6. Otras piezas disponibles en fibra son el splitter delantero, la rejilla con forma de riñón, branquias de las tomas de aire laterales, cubiertas de los espejos, los umbrales de las puertas, los faldones lateral, el difusor trasero y el alerón trasero. Incluso la cubierta del motor M Performance que se encuentra debajo del capó está hecha en fibra de carbono de alta calidad.

BMW

Por su parte, el sistema de escape M Performance proporciona un sonido de competición en la carretera. Tiene una construcción ligera en acero (–8 kg) con válvulas y ofrece un silenciador posterior de titanio y salidas de escape de 93 milímetros en fibra de carbono con el logotipo de M.

Mientras, en el interior se incluyen piezas de carbono y Alcántara como la palanca de cambios, la transmisión de doble embrague y la palanca de freno de mano, además de asientos específicos. Incluso la llave del coche se puede personalizar con una elegante carcasa M Performance en Alcántara y fibra de carbono. 

BMW

Por último, el M Performance Drive Analyzer es un elemento que permite adquirir datos dinámicos en circuito para su posterior análisis, que quedarán grabados junto con tomas de video en nuestro Smartphone.

BMW