Novedad

- Rafael J. Cid

El BMW M8 y el Ford Focus ST estrenarán pedal de freno de dureza variable

Será uno más de los reglajes deportivos posibles a disposición del conductor. 

Gracias a la electrónica, los coches deportivos ya nos tiene acostumbrados a la posibilidad de regular un buen número de elementos relacionados con el dinamismo con solo pulsar un botón, desde la firmeza de la amortiguación hasta la respuesta del motor, pasando por la desmultiplicación de la dirección o el sonido de los escapes. Ahora, llegan los frenos de dureza variable. 

La intención es conjugar dos aspectos opuestos: el tacto blando, suave y progresivo de los pedales de freno que buscan confort, en oposición al tacto firme, instantáneo y preciso de los que buscan reacciones deportivas.

El primero que hemos localizado ha sido el Ford Focus ST. El compacto deportivo de la casa del óvalo contará, cuando llegue al mercado este verano, con un pedal de freno que es "capaz de adaptarse a las condiciones de uso continuo y fatiga para no perder su tacto" y, además, el conductor podrá variarlo a voluntad al seleccionar los diferentes modos deportivos. 

Ford

BMW ha anunciado un sistema parecido para su M8, al que podemos ver todavía vestido de camuflaje antes de su presentación internacional. La casa alemana afirma que el conductor podrá escoger entre dos tactos diferentes para el pedal de freno, para el día a día –Confort– o para la conducción deportiva –Sport–, y que éste permanecerá inalterable a distintas condiciones como la lluvia, las aceleraciones laterales fuertes o la temperatura de los discos adaptándose a las mismas.

Estamos deseosos de probar estos nuevos sistemas, que permitirán, todavía más, que los deportivos de verdad sean cada vez más utilizables en el día a día.