Novedad

- Juan Manuel García Rubio

BMW M5, ¡a todo trapo con 600 CV y tracción total!

Ya sabemos del siempre apasionante M5. Del nuevo, claro. Anuncia un cambio radical si se quiere porque tendrá tracción total y 600 caballos de potencia. Habrá, seguro, defensores y detractores. A la venta a finales de este año.

Menudo aparato. El nuevo BMW M5, del que la marca acaba de filtrar más información, va a dar mucho de qué hablar. Se trata pues de la sexta generación de otro de los mitos del automovilismo mundial y de BMW en particular. 600 caballos lo atestiguan. La caña.

Para conseguir semejante caballería, hay un nuevo V8 de 4.400 cc. con la tecnología TwinPower Turbo de la marca. Para pasar tal cantidad de caballos y par a las ruedas, se sirve del cambio Steptronic de 8 velocidades. Así armado, las prestaciones que anuncia BMW son para quedarte pegado al asiento. Acelera de 0 a 100 km/h en solo 3,5”.

Adiós a la propulsión, o casi, según se mire. El nuevo M5 llevará el apellido xDrive. O sea, tracción a las cuatro ruedas. Habrá quien se lleve las manos a la cabeza. Habrá quien lo aplauda. Quizás pueda considerarse necesario dado que alcanza aquí su máxima expresión de potencia. Eso sí, os podéis quitar las manos de la cabeza. En principio, el modo de funcionamiento del xDrive primará más la tracción a las ruedas traseras, para poder derrapar y eso. Solo entrarán en acción las delanteras cuando se haya superado una límite muy grande adherencia. De hecho, el xDrive del M5 cuenta con tres modos de actuación, seleccionables mediante botón: 2WD, 4WD, 4WD Sport.

El sistema de tracción total cuenta también con un diferencial especial, el Active M, similar al vectorial de Audi. Este se encarga de distribuir óptimamente la potencia entre las dos ruedas traseras. Con ello se consigue una mejor distribución de la fuerza y una eficiencia mayor en la tracción.

Esta generación del M5 saldrá a la venta a finales de este año. Tendrá también un look muy deportivo, aunque sin estridencias. Por fuera, llantas de 20” con ruedas Michelin Pilot Sport 4 en 275/35 delante y 285/35 detrás. Los frenos, aunque no se saben las medidas, “gordos” claro. En opción los carbocerámicos para aguantar lo que les echen y con las pinzas doradas.

Por dentro, ambiente “M” a tope, como no podía ser de otra manera. Como el volante de la misma denominación, muy deportivo y con los botones M-Drive que permiten tener un reglaje deportivo memorizado. Hay una nueva pantalla de proyección de datos, o Head-Up display, de mayor tamaño y nuevos datos. Muy “M”, desde luego.