Coches

- Juan Manuel García

El BMW M3/M4, a cielo abierto

Llega la versión cabrio del deportivo por excelencia de BMW armado con 431 caballos de potencia.

La marca alemana acaba de distribuir la información y las imágenes de la versión descapotable del M4, el M4 Convertible, que se empezará a comercializar en otoño de este mismo año. Como no podía ser de otra manera, además de un aspecto deportivo, pero a la vez atractivísimo, este cabrio es pura furia. No solo por sus llantas de 19 pulgadas, ni por ese aspecto general tan musculoso, tan potente.

Como es lógico también, tiene el mismo motor del M3 de cuatro puertas y del mismísimo M4, es decir, ese envidiable seis cilindros de 3,0 litros de cilindrada y 431 caballos. Con él es capaz de situarse en lo más alto deportivamente hablando, y sus prestaciones acompañan su fama: 0 a 100 km/h en solo 4,4” con el cambio de doble embrague y siete marchas.

Como sus hermanos citados, especialmente el M4, el aluminio está presente en muchas partes de la carrocería y también del chasis para conseguir un ahorro de peso sustancial, y por tanto, ligereza y mejores prestaciones. Sin duda lo ha conseguido porque además se combina con otro tipo de materiales, como el PRFC, en partes estratégicas pero que necesitan también de una rigidez importante.

La capota, elemento importante todo cabrio, es de calidad superior, tanto por su revestimiento interior acústico como por su precisión y velocidad de accionamiento. Solo tarda 20” y esta acción puede hacerse en movimiento hasta 18 km/h.