Novedad

- Rafael J. Cid

El BMW M2 Competition reta al M4

Comparten amortiguación y motor, en este caso de 410 CV.

El M2 sigue ganando enteros, y ahora se ha acercado todavía más a su hermano mayor, el M4, con la adopción de su motor 3.0 V6 biturbo, en este caso con una potencia de 410 CV (antes disponía de un solo turbo). Además, monta también la amortiguación delantera de aquel, la barra entre torretas de fibra, e incluso la amortiguación trasera es ahora más pareja, construida en aluminio. La nueva versión sustituirá al M2 de 370 CV.

BMW

Así armado, al ser más compacto, debería ser incluso más rápido. Pero el M4 es mucho M4. Y a pesar de que es más grande, su tratamiento de materiales le hace igual de ligero que el “benjamín”, y tiene versiones de hasta 450 CV, por no hablar del GTS de 500. Así que el M2 todavía tiene que madrugar mucho para alcanzarle. Pero lo cierto es que cada vez está más cerca. Para darnos una idea de su potencial, el nuevo modelo resuelve el paso de cero a cien en 4,1 segundos, y puede rodar a 280 km/h (en opción, 250 de serie).

BMW

Con su nueva cifra de potencia, el M2 ha adoptado a su vez frenos más grandes, mejora notablemente su capacidad de refrigeración tomando elementos del Competition Package del M4, se ha revisado la dirección o el control dinámico de estabilidad (DSC), y el eje trasero cuenta con diferencial autoblocante. En cuanto a la transmisión, se ofrece con cajas de cambio automática DCT de doble embrague y manual.

Estéticamente, el M2 Competition se distingue por una parrilla y unas tomas de aire de la defensa de mayor tamaño, un spliter delantero muy original, retrovisores muy M4, y detalles en negro brillante, además de llantas específicas.

BMW

Por dentro, se ofrecen bacquets en opción y hay pequeños cambios como botón de encendido en rojo y nuevas tapicerías.

Por el momento no ha sido desvelado su precio, que es fácil supere al del actual M2 de 370 CV, que se vende por unos 60.000 euros.