Coches

- Rafael J. Cid

BMW M despierta a la Serie 4

El paquete M Performance mejora prestaciones, inyecta deportividad e incluye cambios estéticos. Está disponible para los 435i, 420d y 430d.

La deportividad de la Serie 3 ha bajado de forma determinante en pro de una suavidad propia de Mercedes, y con ella, la de la Serie 4, el reciente relevo de los ya extintos Serie 3 Coupé. Más burgueses que nunca, los nuevos Serie 4 cuentan ya con un paquete M Performance para recuperar la pasión perdida.

Así, el M435i se convierte en toda una fiera que gana 34 caballos de potencia y 50 Nm de par motor para alcanzar la friolera de 340 CV. Mientras, sus ingenieros afirman que los consumos y las emisiones se mantienen intactas. A punta de gas, añadimos de cosecha propia. Además, la amortiguación recibe un reglaje específico, más firme y deportivo, a la vez que se añade un autoblocante trasero para mejorar agarre y sensaciones.

La estética no queda intacta: además de nuevas llantas de 20 pulgadas y frenos coloreados (en rojo, naranja o amarillo), llama la atención la nueva parrilla, defensa, faldones o branquias laterales, en las que se utiliza el carbono. Carcasas de los retrovisores en negro, coordinadas con la nueva línea lateral, aportan aun más aspecto racing. En el interior, volante deportivo y retoques en carbono y alcántara marcan la diferencia.

El precio se estima en unos 12.000 euros, que suman unos 70.000 en el caso del M435i. En definitiva, una excelente opción que cubre una carencia: ahora, la deportividad en BMW se paga aparte.