Coches

- Rafa J. Cid

BMW afila las garras del M4 con el prototipo GTS

Incluye inyección de agua y se le espera como serie limitada. Hemos podido verlo en el Concurso de Elegancia de Pebble Beach, en California.

Si el M4 es una de las berlinas más deportivas del planeta, la versión GTS, -como pude comprobar en el Circuito de Ronda en 2010 a los mandos de la primera versión-, va más allá y a cambio de romper el equilibrio entre uso deportivo y diario en favor del primer término, inyecta más diversión y eficacia a la receta para convertirse en un verdadero pura sangre de circuitos. Sus claves tradicionales son mayor ligereza, más potencia, un ajuste agresivo de la amortiguaciónn y un aligeramiento general. Es, en pocas palabras, un modelo perfecto para rodar en circuitos… y en esta nueva generación estrena tecnología: la inyección de agua.

BMW estrenó la inyección de agua en el M4 que sirve de Safety Car en MotoGP, y ahora la instala en el prototipo BMW GTS, que se espera sea producido en breve en serie limitada, con lo que se convertiría en el primero modelo de calle en contar con ella.

La función de la inyección de agua, que se inyecta en el colector de admisión en forma de aerosol, es la de enfriar el aire de entrada, lo que logra reducir la temperatura de la mezcla de aire y gasolina que accede al cilindro. Con ello, el turbocompresor puede trabajar a mayor presión y la fiabilidad se ve incrementada. Así, el GTS mantiene el seis cilindros en línea del M4, pero entregará una cifra de potencia superior, aun no comunicada oficialmente.

Además de las evoluciones en el motor, el GTS pesa menos que el M4 gracias al uso de materiales ligeros, como por ejemplo el capot de fibra reforzada. Y la aerodinámica ha evolucionado mediante el deflector delantero regulable manualmente, las nuevas defensas o el generoso alerón trasero, capaces de variar su resistencia al avance para favorecer apoyo aerodinámico o más velocidad punta según las necesidades de cada circuito.

El M4 GTS prototipo ha aparecido en color gris metalizado con toques en naranja, armado con generosas llantas de 19 y 20 pulgadas (delante y detrás respectivamente), con cubiertas Michelin Sport Cup 2, altamente deportivas.