Novedad

- Juan Manuel García Rubio

BMW 550i xDrive, casi un M5

En su potente campaña de lanzamiento de productos, BMW ha creado la antesala del M5. Se trata del BMW 550i xDrive que se encuadra dentro de la gama de modelo de BMW M Performance.

Debajo del capó delantero se esconde un potente motor V8 de gasolina de 4,4 litros de cilindrada con dos turbocompresores Twin-Scroll, inyección directa de alta precisión, sistema de alzado variable de válvulas Valvetronic, y control variable del árbol de levas doble Vanos. Así armado, la potencia es de nada menos que 462 caballos a un régimen de 5.500 revoluciones, con una no menos despreciable cifra de par máximo de 650 Nm a tan solo 1.800 vueltas. Eso solo significa una cosa: precisión y fuerza con solo pisar el acelerador levemente.

Las prestaciones son, cómo no, de infarto, o casi. La velocidad máxima, si está autolimitada, es de 250 km/h. La aceleración, un dato mucho más importante, es de solo 4,4” segundos para pasar del estado de reposo más absoluto a 100 km/h.

A pesar de estos datos, las cifras oficiales de consumo se resumen en solo 8,9 litros cada 100 kilómetros. Cumple la estricta norma de contaminación europea EU6C.

BMW M550i xDrive | BMW AG/Tom Kirkpatrick
BMW M550i xDrive

El equipo de ruedas es de 19” de serie, y opcionales de 20. La tracción es a las cuatro ruedas y el cambio automática de 8 velocidades, el Steptronic de la marca.

BMW M550i xDrive | BMW AG/Tom Kirkpatrick
BMW M550i xDrive

Suspensiones más duras y que rebajan la altura libre al suelo 10 mm. más y toda suerte de elementos electrónicos hacen de esta versión el rival más directo, si cabe, del propio BMW M5. Su comercialización comenzará a partir de marzote 2017.