Coches

- Rafa J. Cid

El Audi TT llega a su tercera generación

El deportivo de la firma de los aros se renueva por completo para mantenerse actualizado frente a modelos como el Porsche Cayman o el BMW Z4.

Toca el turno a la tercera generación del Audi TT, un modelo que desde 1998 se ha hecho hueco por derecho propio entre los deportivos de renombre. Desde entonces hasta la fecha el TT ha ido creciendo hasta los 4,18 metros de longitud, y se ha hecho mayor tanto en equipamiento como en potencia y prestaciones. El TTS será, de momento, el más potente y rápido de la gama con sus 310 caballos.

Con 1.230 kilos de media, este TT es alrededor de 50 kilos menos pesado que la segunda generación y se sigue fabricando con la estructura Audi Space Frame de aluminio y acero.

La gama del nuevo TT dispondrá de tres motores a elegir, dos de gasolina y uno turbodiésel, todos ellos de cuatro cilindros, inyección directa y, cómo no, sobrealimentados por turbo. Este último, un TDI de 2 litros y 184 caballos con cambio manual y tracción delantera. Por arriba se sitúan tanto el TT 2.0 TFSI de 230 caballos, como el TTS de 310.

Ambos parten de un mismo bloque, regulación de válvulas de escape (Valvelift) y varios elementos comunes más. No sabemos todavía ni precios ni cómo quedará exactamente conformada la gama, pero por supuesto habrá versiones quattro, especialmente para el TTS, y cambio de doble embrague que, según Audi, también ha sido optimizado no solo en funcionamiento, sino también en peso de (1,5 kilos menos).

Como no podía ser otra forma, a través del mando del sistema MMI optimizado también se pueden elegir determinadas respuestas del cambio, acelerador, suspensión, etc. Respecto a la suspensión, también se ha mejorado notablemente tanto en la utilización de materiales más ligeros como en el funcionamiento de los amortiguadores magnéticos, que van ya por su tercera generación también.

Todo ello, junto a un chasis y demás componentes de alta calidad, como la dirección de desmultiplicación variable en función de la velocidad o frenos con discos de 338 mm delante y ruedas de hasta 20” de diámetro, han de redundar en mayor aplomo al suelo y mejor comportamiento en curvas.