Novedad

- Rafael J. Cid

Audi renueva el A6 y lo carga de tecnología

Acaba de iniciar su comercialización en versiones 55 TFSI de 340 CV y 50 TDI de 286 CV.

La octava generación del Audi A6 (código C8) es ya una realidad. Estéticamente mantiene casi intactas las dimensiones de su predecesor, recarga sus líneas con taloneras o pasos de rueda más marcados, y la verdadera revolución está bajo la piel: la inyección de tecnología que ha protagonizado es muy destacable.

Así, una red de 48 voltios, con una pequeña batería independiente le acerca a los modelos híbridos, realiza las funciones de motor de arranque o alternador, además de permitir apagar en motor de combustión en momentos puntuales de cara a ahorrar combustible cuando se avanza por inercia (llaneando o en bajadas, por ejemplo).

AUDI

Dispone de 39 asistentes de conducción, con los que da sus primeros pasos en la conducción autónoma –siempre con el conductor manteniendo la atención–, frena en emergencias, aparca solo, lee las señales de tráfico, tiene visión nocturna, ofrece la ruta más descongestionada, está perfectamente conectado… la lista es interminable y ha requerido la monta de cinco sensores de radar, doce ultrasónicos, cinco cámaras y un escáner láser.

Toda la información se organiza hasta en tres pantallas, que forman parte de un interior que sube de categoría con excelentes acabados y un notable incremento de cromados. Mientras, los asientos ofrecen calefacción, ventilación y una amplia variedad de masajes.

AUDI

El nuevo A6 puede adquirirse con cuatro configuraciones de amortiguación: la de serie, la deportiva, la de dureza variable y la neumática, esta última también variable. A ellas se une un eje trasero direccional.

Las versiones a la venta en el lanzamiento serán el diésel 50 TDI de 286 CV y el gasolina 55 TFSI de 340. Poco después aparecerán los 40 TDI de 204 CV y 45 TDI de 231. Y en lo que a carrocerías se refiere, se podrá escoger entre berlina y Avant, nombre que da Audi a sus modelos familiares.