Coches

- Javier ARENAS

Análisis: Nissan IDx Nismo, el concept "vintage”

¿Qué sucede cuando le dices a un grupo de jóvenes que diseñen su coche ideal? Sorpresa. Su imaginación no les lleva a naves con ruedas ni formas surrealistas: su fuente de inspiración son los coches de los años 60 y 70.

Esto es exactamente lo que ha sucedido en Nissan, que planteó a un grupo de seguidores de la marca –nacidos después de 1990– que imaginasen cómo sería el coche de sus sueños. Después, un grupo de ingenieros se encargó de materializarlo en el concept IDx Freeflow, en versión normal, y Nismo en su variante deportiva.

Reconozco que cuando Carlos Ghosn –presidente de la Alianza Renault-Nissan– destapó el prototipo en Tokio me quedé bastante sorprendido. Primero porque esas formas hicieron que por mi cabeza pasase una película muy rápida con modelos sesenteros, setenteros y hasta ochenteros de Abarth, Fiat, Seat, y algún que otro muscle car americano. No entendía nada. Y segundo, porque ya no estamos acostumbrados a ir a un Salón esperando novedades que no conozcamos de antemano. Pero poco a poco fui haciéndome a la idea de que este concepto tiene todo el sentido del mundo. Lo digo como defensor de los coches clásicos como productos mejor acabados que muchos de los coches actuales. La sorpresa es que este grupo de jóvenes que ha trabajado en conjunto con Nissan tenga como referencia a modelos como el Datsun 710 y se haya dejado por el camino unos cuantos años de producción automovilística.

Un producto de co-creación

Nissan está celebrando su 80º Aniversario y es por eso, quizá, que ha querido ir un paso más allá y meterse de lleno en una nueva forma de crear. De momento, es tan solo un proyecto, pero quién sabe… Para François Bandon, responsable de Estrategia y Planificación de Producto de Nissan, integrar a los clientes en el proceso de creación de sus modelos es una idea fundamental hoy en día. De ahí que, por ejemplo, el IDx sea un modelo pensado por y para la generación de las pantallas táctiles y de la conectividad social. La interacción entre los clientes y la marca forma parte del mismo proceso en el que está sumida la generación digital y su forma de interactuar con la realidad, es decir, participando, no siendo entes pasivos.

idxnismo_02

El IDx Nismo, en línea con lo anterior, nace como resultado de una generación acostumbrada a los videojuegos de coches de carreras de todo tipo, sobre todo de la inspiración de coches de hace varias décadas. Un homenaje a lo retro pero construido sobre una base completamente moderna, con materiales como la fibra de carbono (se puede ver en el frontal y en la zaga) o detalles como las llantas de 19 pulgadas. Este Nismo presume de altas prestaciones pero, a la vez, de bajo consumo gracias al downsizing: motor 1.6 turbo de gasolina asociado a la caja de cambios CVT de 6 velocidades. Dentro también se mezcla el pasado y el presente, con detalles como el volante de tres radios con una tapicería de Alcántara y los paneles de los sistemas que conectan al usuario con el coche. Y, por si quedaba alguna duda, el rojo característico Nismo recorre todo el interior para dejar claro que es una versión más agresiva.

Sobre si el IDx acabará siendo un modelo de producción, todavía no hay una respuesta. Tal y como nos reconocieron algunos de sus responsables, “estamos tratando de convencer a la compañía de que es un buen proyecto”. La pelota está ahora en manos de los directivos.