Coches

- Rafa J. Cid

Abarth 695 biposto: la calle es un tramo

La firma italiana evoluciona el 500 siguiendo las reglas imperantes en la competición: más potencia, menos peso, material de primera. Entrega 190 CV y no supera los 997 kilos.

Los coches de rallyes de Gr. N no pueden tener muchas de las evoluciones del 695 biposto de calle. Así de insinuante es la nueva creación de Abarth, que acaba de ser presentada en el Salón del Automóvil de Ginebra.

Para empezar, el motor 1.4 T-Jet sobrealimentado ha incrementado su potencia hasta los 190 CV, y así armado es capaz de alcanzar los 230 km/h, resolviendo el paso de cero a cien en 5,9 segundos.

Pero estas prestaciones no son solo fruto de la fuerza: el aligeramiento global del vehículo arroja una cifra total del 997 kilos, 5,2 por caballo, algo que ha resultado clave. Para ello se ha eliminado todo aquello que resulta superfluo para el amante del dinamismo: desde los asiento traseros –de ahí el nombre de biposto–, hasta los faros de xenón, pasando por los antinieblas, el climatizador, la radio… ¡incluso los elevalunas eléctricos!

Fuera lo inútil, bienvenido todo lo ligero, como el tubo de escape de titanio Akrápovic, o elementos como taloneras, difusor trasero o base de los asientos realizados todos ellos en fibra de carbono.

Además, ilustres fabricantes han aportado sus piezas, como los frenos Brembo, amortiguadores Extreme Shox, llantas OZ de 18 pulgadas –nada menos–, arneses Sabelt y, quizá lo más llamativo de todo: la caja de cambios Bacci Romano, manual de seis velocidades, como las de competición: con dientes rectos.

Por el momento no hay precios ni fecha de comercialización de este pequeño demonio, el Abarth más rápido en su medio siglo de historia, que sin duda volará a ras del asfalto.