Pruebas

- Rafa J. CID. Fotografía: Jorge BRICHETTE

Abarth 124 Spider: el dálmata volador

Abarth evoluciona el Fiat 124 Spider, hermano mellizo del Mazda MX-5, hacia el dinamismo. El resultado, el juguete más divertido de los tres.

En esta época en la que las sensaciones virtuales comienzan a ser tan importantes como las reales, los coches se hacen autónomos y la seguridad se garantiza eliminando todo posible riesgo, es una excelente noticia que sigan naciendo coches como este Abarth 124 Spider, que te pone la piel de gallina en las curvas, sobre las que te deja mando absoluto para divertirte, y que permite desconectar la electrónica. Vamos a analizar a fondo este nuevo parque de atracciones para conductores dinámicos.

Empecemos por el paritorio. El Fiat 124 Spider es fabricado en la misma factoría que el Mazda MX-5, en Hiroshima, lugar donde se le montan los motores Fiat, que, al contrario que los que utiliza el modelo japonés, son turbo de baja cilindrada y no atmosféricos. Tras un largo periplo desde el País del Sol Naciente hasta el de los Césares, se le montan en la factoría de Mirafiori elementos estéticos propios, un escape Monza, frenos Brembo y amortiguadores Bilstein, dando como resultado el Abarth 124 Spider.

En pocas palabras, como iremos viendo, estos cambios, unidos a la mayor potencia de su bloque 1.4 de 170 CV –10 más que el MX-5 más potente–, le convierten en el modelo más divertido de los tres hermanos mellizos. Sin embargo, su sobreprecio de 13.000 euros (38.000 en total) puede no justificar esta diferencia.

Estética

Donde algunos ven un coche pintado como un dálmata, en blanco y negro, los incondicionales del automovilismo sentimos al continuador de aquellos Abarth 124 Spider Rally de 1968 (que nacieron así vestidos), que participaron en el Mundial de Rallyes y fueron la primera piedra del poderoso equipo de competición del Grupo Fiat, que logró innumerables éxitos. Por tanto, a su atractivo de biplaza descapotable, muy bajo y de aspecto deportivo, se une un notable regusto histórico, sensaciones que sientes nada más verlo. En la sesión de fotos, más de un incondicional se nos acercó para preguntarnos por él, cosa que solo ocurre con los deportivos más exclusivos.

Su carrocería es diferente a la del Mazda, su longitud es unos 13 cm mayor –por los voladizos, la batalla es la misma– y, frente al Fiat, además de los colores opcionales, añade parrilla específica tipo panal de abeja o defensas, la delantera con una línea roja inferior –color también de los espejos–, y en la zaga, doble salida de escape. Llantas y preciosos escudos Abarth redondean la jugada.

Su conducción es diversión en estado puro

Al entrar en su interior, casi te dejas caer en el asiento, tan bajo está, y el espacio para los pasajeros es el justo: las personas voluminosas pueden sentirse agobiadas. En el hueco para las piernas del acompañante sigue molestando, como en el Mazda y el Fiat, la invasión de su espacio por la caja de cambios. La posición de conducción es muy deportiva, y volvemos a palpar ambiente único Abarth en la decoración específica, con placa numerada, relojes y costuras en rojo, y piel vuelta en el salpicadero. Mazda y Fiat 124 son menos deportivos visualmente.

Placa númerada con la radiografía del coche

ab124-19

ab124-20

En cuanto a la capota, su elección en material blando y de accionamiento manual es fundamental para la filosofía de este coche: pesa menos que una rígida eléctrica, ocupa también menos –no roba espacio al maletero– y hace al coche más asequible. Podemos abrirla y cerrarla en un parpadeo, y desde el habitáculo, aunque los menos hábiles quizá deban levantarse del asiento para hacerlo. En todo caso, el mecanismo es muy sencillo.

Motores

Como esbozaba, el propulsor 1.4 MultiAir del Abarth, el mismo que monta el Fiat, es turboalimentado, y esto supone una gran diferencia frente al bloque 2.0 atmosférico del Mazda MX-5. El motor italiano tiene más par, 250 Nm, y más potencia, 170 CV, que llegan además, en ambos casos, a un régimen más bajo.

Una de sus claves es el sistema que le da nombre, MultiAir, patentado por Magneti Marelli y capaz de gestionar electrohidráulicamente la apertura de las válvulas, controlando de forma totalmente variable la entrada de aire en los cilindros para mejorar las prestaciones cuando aceleramos a fondo o bajar los consumos cuando avanzamos a punta de gas.

Las prestaciones son espectaculares, muy superiores a las de casi cualquier modelo de semejante potencia gracias al peso del conjunto: tan solo 1.135 kilos. Son algunos más que sus mellizos, pero gracias a su mayor potencia y par les supera en prestaciones a ambos.

La fuerza es entregada a las ruedas traseras mediante una caja de cambios manual de 6 relaciones asociada a un autoblocante.

En marcha

Todo son sensaciones nada más arrancar: el sonido del escape Record Monza es mucho más sonoro y grave que el de sus mellizos. Al acelerar sientes un avance fulgurante que parece superior a los 170 CV que manejas con el pie derecho, gracias sobre todo a la comentada ligereza, y que es fomentado por la perfecta tracción al arrancar a fondo, ayudada por la tracción trasera y el autoblocante. Y al llegar a las curvas, el equipo de frenos Brembo logra un excelente rendimiento, fomentado de nuevo por el bajo peso del Spider, y que se corresponde con un tacto del pedal muy firme, sin ser brusco, que garantiza una excelente precisión en la deceleración.

La amortiguación independiente en ambos ejes (doble triángulo delante y multibrazo detrás), junto con una elevada dureza de su ajuste, a lo que sumamos un chasis con un bajísimo centro de gravedad, hacen que este Abarth sea pura delicia en las curvas. Entra en ellas a la perfección, y el momento crítico se produce al llegar al vértice y volver a acelerar. En ese instante, la trasera cobra todo el protagonismo, el autoblocante entra en acción si verdaderamente conducimos al límite y el avance es pura pasión. Puedes conducir con poco giro de volante, utilizando el acelerador para manejar la trasera, y esta es muy viva sin llegar a ser nerviosa. Totalmente reactiva a tus acciones.

En sus reglajes todavía no ha influido el “control Porsche”, firma que mecánicamente fomenta un poco de subviraje para evitar el sobreviraje y que temo irá extendiéndose a más coches. No: el Abarth es natural como la vida misma, y además permite apagar al 100% los controles electrónicos para que puedas mandar sobre la física: perfección máxima si conduces sobre raíles; diversión máxima si dejas al coche deslizar. Y entre ambos mundos, pisando al primero incluso en el caso de los conductores más hábiles, esa comentada técnica de hacer que el coche gire un poco más de lo que marca el volante utilizando el gas, sin que apenas llegue a deslizar. Creo que me he enamorado…

Autoblocante, bajo peso y escape le convierten en un coche de lo más racing

El botón Sport influye sobre la entrega de fuerza del motor, la asistencia de la dirección o los controles de estabilidad, pero no marca diferencias claves. Mientras, es tremendamente destacable el tacto de la caja de cambios manual, firme y precisa.

Vuelta a casa

Al dejar los tramos, la amortiguación Bilstein atesora la suficiente calidad para, además de garantizar eficacia máxima en los giros, proporcionar al Abarth 124 Spider un confort suficiente de marcha, sin tirar cohetes. Eso sí, a pesar de ser el más caro de sus hermanos, no es el mejor equipado, y si queremos luces y limpiaparabrisas automáticos o sensor de aparcamiento trasero hemos de pagarlos aparte, por unos 1.800 euros más.

En definitiva, el Abarth 124 Spider es una joya, un bombón estético que te pasea a cielo abierto y que tiene pisada de deportivo puro. Es, además, el mejor en dinamismo entre sus hermanos mellizos de Fiat y Mazda. Sin embargo, su sobreprecio es excesivo y solo deberán pagarlo aquellos que valoren especialmente su recuerdo histórico y el plus de dinamismo que posee. El MX-5 2.0 cuesta mucho menos y es casi igual de apasionante (tiene autoblocante y su motor sube de vueltas como la espuma), y si quieres el 90% de la experiencia deportiva y aún menos gasto, entonces el MX-5 de 131 CV es el más recomendable.

Ficha: Abarth 124 Spider