Zona retro

- Rafael J. Cid

35 años del Citroën BX, todo un Grupo B

De él se fabricaron 2,3 millones de unidades entre 1983 y 1992, de ellas, casi el 10% en Vigo.

Con su amortiguación neumática garante de un confort inigualado por ninguno de los rivales de su tiempo, el Citroën BX nació el 16 de septiembre de 1982 tras descender de la Torre Eiffel, donde había sido situado convenientemente tapado.

Famoso por ser el coche de la Policía Nacional durante años, fue obra de Marecllo Gandini, de Bertone, y era una evolución de un diseño previo realizado para Volvo.

Llamaba la atención en su manufactura que partes como capot, portón trasero o techo fueron realizadas en poliéster y fibra de vidrio, con parachoques de polipropileno.

Citroën BX 4TC de serie en labores de coche de seguridad. | AUTOhebdo SPORT

Varias de las denominaciones de las primeras versiones venían asociadas a su cilindrada, como BX 14 o BX 16, y partían de los 50 CV para algo menos de 900 kilos.

La primera versión deportiva llegó en 1985, el BX Sport de 126 CV y pasos de rueda ampliados, mientras los ingenieros desarrollan la imponente versión Grupo B para el Mundial de Rallyes: el BX 4TC.

Este montaba el motor 2.142 del Peugeot 505 con compresor KKK que alcanzaba los 380 CV, y debido a que su posición natural era longitudinal y el BX estaba preparado para acoger los de tipo transversal, su capot hubo de ser alargado 28 cm, dándole una nueva imagen.

En cuanto a la versión de calle –se necesitaban 200 unidades para homologar el de competición–, montaba turbo Garret y entregaba 200 CV. Desafortunadamente, el BX 4TC solo participó en 3 rallyes del Mundial, sin resultados destacables.

En 1997 llegó el BX GTI 16, de otras tantas válvulas, con motor 1.9 de 160 CV. Acaban de cumplirse los 35 años de su nacimiento. ¡Felicidades BX!

Citroën BX 14. | AUTOhebdo SPORT