Resistencia

- Redacción

El Toyota de Alonso saldrá en segunda posición en Le Mans

El coche gemelo de López, Conway y Kobayashi realizó el mejor tiempo en la Q2 que le valió para la pole position. Ninguno de los dos TS050 salió a la sesión nocturna.

El Toyota TS050 Hybrid #8 del español Fernando Alonso, el suizo Sébastien Buemi y el japonés Kazuki Nakajima afrontará desde el segundo puesto de parrilla las 24 Horas de Le Mans la última prueba del Mundial de Resistencia (WEC), que se disputará en el circuito francés de La Sarthe y cuya 'pole' ocupará el otro coche de la escudería nipona, el #7 de López-Conway-Kobayashi.

Al doble campeón mundial asturiano, que lidera el WEC junto al suizo y al japonés, le bastaría, para asegurarse el título, acabar séptimo la carrera de un día más importante del mundo; que ya ganó junto a sus compañeros el año pasado; y en la que, sobre el papel, parten de nuevo como favoritos ambos Toyota, con el de Alonso saliendo desde la segunda plaza.

Kobayashi, antiguo compañero del mexicano Sergio Pérez en F1, cuando coincidieron en Sauber; y que en enero ganó en el equipo de Alonso, con un Cadillac, las 24 Horas de Daytona (Florida, EEUU) -una prueba perteneciente a otro campeonato, el IMSA-, volvió a ser el más rápido este jueves, tras haberlo sido el miércoles.

Kamui, que se alterna al volante del Toyota número 7 con 'Pechito' y con el inglés Mike Conway, cubrió, por la tarde, en su vuelta rápida, los 13.626 metros del circuito de La Sarthe en 3.15.497, 411 milésimas menos que lo que invirtió en su mejor giro su compatriota Nakajima.

"Ser campeón del mundo el domingo por la noche es lo más importante, pero aquí siempre está la sombra de no poder acabar la prueba. Ésa es la gran diferencia con el año pasado", dijo Alonso, que hace justo doce meses logró junto a Buemi y Nakajima el primer triunfo para Toyota en las 24 Horas de Le Mans.

"Este año veremos cómo va, pero una vez que empieza la adrenalina y te metes en la vorágine de la carrera es difícil desconectar", explicó el genio astur, que ni confirmó ni desmintió si desearía volver a la categoría reina y a Ferrari -la escudería más laureada de la F1, para la que firmó tres subcampeonatos-; ni quiso explicar qué pruebas afrontará cuando acabe el WEC.

Tras los dos Toyota saldrá el BR1-AER de Sarrazin-Orudzhev-Sirotkin, que se quedó a tan solo 2 décimas de segundo del TS050 #8. Por lo que respecta a la categoría LM GTE Pro, el mejor tiempo lo marcó el trío del Aston Martin Vantage de Thiim-Sorensen-Turner, con el Corvette de Antonio García, Magnussen y Rockenfeller en tercer lugar, tras el Ford GT de Priaulx-Tincknell-Bomarito, mientras que Miguel Molina ocupó el 8º lugar con el Ferrari 488 GTE Evo.