Monoplazas

- Kevin Muñoz

Los Schumacher vuelven a reinar en la F3

Mick, hijo del siete veces campeón del mundo de Fórmula 1, Michael, emula a su padre y se corona campeón continental en el Circuito de Hockenheim.

Ya es una realidad. El apellido Schumacher ha vuelto a teñirse de dorado este fin de semana después de que Mick se haya alzado con el título en la Fórmula 3 Europea.

De la mano del equipo Prema, el joven piloto alemán ha cantado el alirón en la última cita de la temporada disputada en Hockenheim, una pista en la que su padre sumó cuatro triunfos en la Fórmula 1.

El hijo del siete veces campeón del mundo de Fórmula 1 ha cuajado un final de temporada portentoso, adjudicándose ocho triunfos que le han llevado al título continental. Su padre, en 1990, también ganó en la F3, aunque en aquella ocasión en el certamen nacional germano.

“Es difícil de describir. Me siento agradecido por lo que puedo vivir en este momento, por vivir este sueño”, comentó Mick tras proclamarse campeón matemáticamente tras la segunda carrera disputada ayer en Hockenheim.

“Hacemos lo que amamos, así que también tener un buen rendimiento es la mejor sensación que puedes tener. Tengo al equipo detrás de mí, a gente a la que puedo acudir para relajarme. Esa fue la clave para sobrellevar la atención que tengo y centrarme en las carreras y en lo que me encanta hacer. Trabajamos muy duro y pudimos mejorar progresivamente. El equipo me brindó mucho apoyo durante todo el año”.