Turismos

- J.M. Fernández Pellón

Probamos el Volkswagen Golf GTI TCR 2017

El nuevo volkswagen Golf GTI TCR ha recibido numerosas mejoras en su versión 2017. Lo hemos probado en el circuito de Castellolí y este es un avance de lo que podrás leer pronto en nuestra edición impresa.

La creación del certamen TCR, que esta temporada celebra su tercera edición, ha llevado a que numerosos fabricantes se involucren de una forma u otra, con el nuevo campeonato fundado por Marcelo Lotti, un italiano que durante años estuvo detrás de la organización del WTCC. Las marcas, a través de distintos preparadores, o como es el caso de las firmas del Grupo VAG (Seat, Volkswagen y Audi) con el respaldo Seat Sport, se encuentran muy bien representadas en este campeonato internacional con visado de la mismísima FIA.

La reglamentación TCR se puso en marcha tomando como base el Seat León Cup Racer, un vehículo creado para una copa monomarca europea, la Eurocup, que se había concebido como un coche del WTCC con un coste mucho más contenido.

Tras el éxito cosechado por Seat, Volkwagen Motorsport se puso manos a la obra para configurar un coche de este tipo, y con el asesoramiento de Seat Sport, diseñaron un modelo de competición del TCR gemelo a su hermano español. Ambos coches, y el tercer llegado a la familia, el Audi RS3 LMS, son copias prácticamente exactas, tan solo se diferencian por sus carrocerías, y todos ellos son fabricados en las instalaciones de Seat Sport en Abrera (Barcelona).

El nuevo Golf GTI 2017 cuenta con un paquete aerodinámico nuevo, que ofrece un spliter delantero más eficaz (80 kilogramos de carga) y también el alerón trasero (150 kilogramos de carga, regulable). En cuanto a su motor, se ha potenciado hasta los 350 caballos (al igual que sus hermanos de Seat y Audi). Los tres coches cuentan con un 65-70 % de partes comunes y en ese mismo porcentaje se aprovechan las piezas de serie de sus respectivos modelos de calle.

Con 350 caballos de potencia, cambio DSG de seis velocidades (el mismo que el del modelo de serie, aunque con ciertos refuerzos), y un par de 420 nm, el Golf TCR es un arma muy eficaz dentro de un circuito. En ese aspecto, el de la transmisión, hay otra posibilidad, la de montar una caja de cambios secuencial Sade de 6 velocidades. Con unas vías ensanchadas, y neumáticos de 270 mm de diámetro alojados en llantas de 18 pulgadas, la trayectoria de este coche es muy precisa, aunque, como sucediera durante nuestra prueba, el piso estuviera mojado por una lluvia que no paró durante todo nuestro test. Pronto, en la edición impresa de la revista, podréis encontrar una exhaustiva prueba de este coche.