Resistencia

- Claudio Luna

Los privados del WEC quieren más igualdad

Los equipos y pilotos privados del WEC han empezado a mostrar su descontento ante la superioridad del TS050, después de realizarse la Prólogo en el Circuito de Paul Ricard.

A pocos días que comience el Mundial de Resistencia en Spa, ya se han alzado voces en contra de los coches que pilotarán Fernando Alonso, Sébastien Buemi, Alex Wurz, etc.

Aunque inscritos en la misma categoría LMP1, las diferencias de prestaciones entre los Toyota TS050 y el resto de coches privados en el WEC son más que evidentes, a pesar del BoP (Balance of Performance) y del EoT (Equivalence of Technology).

Los tiempos no engañan, y en la prueba previa al comienzo del campeonato, realizada hace unas semanas en el Circuito de Paul Ricard, en la que no estuvo Fernando Alonso, se puso de manifiesto la diferencia real entre los coches híbridos y los propulsados por motores de gasolina. El TS050 de Conway y Buemi, con una configuración más agresiva de carrera, paró el cronómetro en 1.32.6, dos segundo menos que el coche gemelo de Wurz y López, con unos reglajes más acordes a carreras de resistencia.

Los primeros privados de SMP Racing de Aleshin-Petrov, fueron 4 segundos y medio más lentos que el primer Toyota, rodando en 1.37.0 tiempos parecidos a los de Rebellion y ByKolles, que estuvieron por debajo del 1.38.0.

Mikhail Aleshin y Oliver Webb han sido dos de los pilotos que han hecho público su descontento ante tal circunstancia.

El ruso de SMP Racing, comentó al respecto, "¿Imagínese que un equipo de F1 tiene un motor V12 bi-turbo sin ningún límite en el número de motores para usar durante el año? ¿Cuál será el resultado? Aunque sea Ferrari, que siempre estuvo allí, pregunte a las personas que usan motores 1,6 litros lo que piensan sobre la diferencia. Es la misma cosa. Entiendo la situación de Toyota, pero creo que todos queremos merecer los resultados. No creo que ellos quieran vencer carreras con tres vueltas de ventaja, pues para ellos tampoco es interesante. No es interesante para nosotros, y no es bueno para el espectáculo. Estamos en el mismo barco, sólo necesitamos entender cómo trabajar juntos”.

Oliver Webb tuvo el mismo discurso, y dijo que todavía existen dos clases en los LMP1:

"Cuando estamos a tres o cuatro segundos más lentos, sería estúpido pensar que tenemos la posibilidad de luchar por el primer lugar en una carrera de seis horas. Lucharemos hasta la última vuelta por la victoria, y si ellos tienen un incidente, lo intentaremos aprovechar, pero todavía hay una clase para equipos oficiales y otra para privados, aunque eso no sea oficial”.