Resistencia

- Redacción

Porsche, con un toque clásico en Le Mans

La marca alemana pondrá en pista a dos de sus coches con los colores con los que compitieron en los años 70 y 80.

Porsche alineará dos 911 RSR muy especiales en las 24 Horas de Le Mans de 2018. Los coches, pertenecientes al equipo de fábrica, llevarán los números 91 y 92 y competirán con dos decoraciones tradicionales de los años 1970 y 1980.

El Porsche 911 RSR número 91 se ha decorado con los icónicos tonos azul y blanco, junto a líneas rojas y doradas, que recuerda a los colores del patrocinador Rothmans. Por otra parte, el coche número 92 adoptará el famoso diseño “Pink Pig” del Porsche 917/20 de 1971. Porsche desveló la imagen de estos vehículos en los test oficiales de las 24 Horas de Le Mans.

Con estas decoraciones especiales, Porsche conmemora su historia de éxito en la prestigiosa y maratoniana carrera de La Sarthe cuando se cumplen los “70 años de deportivos Porsche”.

Porsche 911 RSR nº 91

El 911 RSR con el dorsal 91, pilotado por Gianmaria Bruni (Italia), Richard Lietz (Austria) y Frédéric Makowiecki (Francia) lucirá la decoración de Rothmans que llevaron antaño algunos Porsche de carreras. Un ejemplo de ello es el Porsche 959 que ganó el París-Dakar, en 1986, con los colores de la marca británica. En circuitos, el Porsche 956 C y el Porsche 962 C consiguieron grandes logros con dicha imagen. Estos coches de Grupo C, de color azul y blanco, lograron la victoria absoluta en las 24 Horas de Le Mans en dos ocasiones cada uno de ellos. El 956 C lo hizo en 1982 y 1983, mientras que el 962 C venció en 1986 y 1987.

La decoración del 911 RSR con el dorsal 92, compartido por los pilotos Kévin Estre (Francia), Michael Christensen (Dinamarca) y Laurens Vanthoor (Bélgica), rememorará la del Porsche 917/20 que participó en las 24 Horas de Le Mans de 1971. Este coche de carreras único fue diseñado para combinar las ventajas aerodinámicas de las versiones corta y larga del 917, y así garantizar que un automóvil que no había sido probado anteriormente fuera el mejor en la calificación.

El 917/20 fue bautizado como “Pink Pig” por su pintura rosa y sus “cortes de carnicero” en la decoración. La idea fue implementada por el diseñador Anatole Lapine y causó un gran revuelo en La Sarthe. Aún hoy, el 917/20, también conocido como “Truffle Hunter” (“Cazador de trufas”), es uno de los Porsche de carreras más famosos de la historia.