Resistencia

- Redacción

Así son los nuevos Campeones del WEC

Tres caracteres, un título: Con su quinto puesto en las 6 Horas de Baréin, los tres pilotos oficiales de Porsche, Timo Bernhard (34 años, Alemania), Brendon Hartley (26 años, Nueva Zelanda) y Mark Webber (39 años, Australia), han ganado el título reservado a Pilotos en Campeonato del Mundo de Resistencia FIA 2015.

Cada uno de ellos es un atleta de máximo nivel y juntos se han mostrado imbatibles. Desde la temporada 2014 han compartido el volante de un Porsche 919 Hybrid. En 16 carreras han logrado seis pole position y cuatro victorias.

Es un trío de lo más variado: de ellos, Timo es quien más éxitos ha cosechado en competiciones de resistencia. Miembro de la familia Porsche desde 1999, ha ganado títulos en todas las categorías. Cuando el programa de los 919 Hybrid estaba en su fase embrionaria, fue a él a quien se encomendó la tarea de guiar a los nuevos integrantes del equipo, Brendon y Mark, que acababan de llegar a Porsche para correr con los prototipos Le Mans de la primera categoría. Timo, Brendon y Mark han ganado ahora su primer Campeonato del Mundo de Pilotos de sus respectivas carreras.

Qué dicen los campeones del mundo:

Timo Bernhard: “Con el triunfo de hoy en el Campeonato del Mundo de Resistencia FIA para Pilotos éste es un momento excepcional para mí; verdaderamente, supone la guinda del pastel. Fue fantástico ver al equipo ganar en Le Mans y hacer un doblete con nuestro segundo puesto. El Campeonato de Constructores para Porsche fue otro momento destacado. Y, ahora, Brendon, Mark y yo ganamos también el título de Pilotos. Le debo mucho a Porsche. Fue Porsche quien me dio la oportunidad de ser piloto profesional. Juntos hemos celebrado muchos éxitos en diferentes categorías del automovilismo. Lograr el título de Pilotos es algo increíble. Llevo a Porsche en mi corazón; es la marca para la que vivo. Hoy se ha hecho realidad un sueño”.

Brendon Hartley: “Estoy muy, muy orgulloso. Mis primeros recuerdos son de ver a mi padre en los circuitos. Yo tenía seis años cuando empecé a competir en karting y siempre soñé con ser campeón del mundo. Estoy orgullosísimo de compartir este momento con Mark, con Timo y con todo el Equipo Porsche. Muchas gracias a todos los chicos que están con los ordenadores detrás del pit, a los mecánicos que cuidan del coche en el box, a los compañeros del vehículo número 18, que han hecho una carrera increíble para alzarse con la victoria. Y, por supuesto, a Mark y a Timo. Todos hemos gestionado las diferentes situaciones en la pista. Cada persona en el equipo ha contribuido a esto. Nunca olvidaré este día, ¡estoy muy orgulloso!”.

Mark Webber: “Éste es mi primer campeonato del mundo y me siento feliz. No es algo fácil de conseguir, por lo que lograr este título supone algo muy especial. Pero ganar llevando el mono de Porsche es todavía más especial para mí. La última vez que Porsche ganó este campeonato fue hace 29 años, con Derek Bell”.

Un vistazo a los campeones del mundo:

Timo Bernhard…

... ha ganado todas las competiciones importantes de resistencia en el mundo del automovilismo: Le Mans, Daytona, Sebring, incluso la carrera de 24 horas que se celebra en el mítico Nürburgring, en cinco ocasiones. Antes de convertirse en campeón del mundo ya tenía un reconocimiento internacional después de su triunfo absoluto en Le Mans en 2010, triunfo que logró con Romain Dumas y Mike Rockenfeller para Audi. En aquella ocasión fue cedido por Porsche para que compitiera con otra marca del Grupo.

Timo es el más veterano de los pilotos oficiales de Porsche. Inició su exitosa carrera con Porsche como júnior, en 1999, y, hasta la fecha, es el único de los pilotos oficiales que ha sido campeón en todas las categorías en que participa la marca: En 2001 ganó la Porsche Carrera Cup Alemana, en 2004 el título GT en la American Le Mans Series y en 2007 y 2008 fue el vencedor de la categoría LMP2 en dicho certamen, a bordo de un Porsche RS Spyder. En su tiempo libre compite en rallyes. En 2013 venció en una prueba del Campeonato Alemán de Rallyes con un 911 GT3, cerca de la zona donde reside. En 2014 la ganó la Subida Homburger ADAC, una vez más con un 911 GT3 Cup y en su tierra. En ese mismo año Bernhard logró el triunfo en el Rallye Baden-Württemberg, que forma parte del Campeonato ADAC Rallye Masters. También en su casa está el “Team 75 Bernhard”, gestionado por su padre, Rüdiger. A pesar de todos sus éxitos internacionales, Timo mantiene con firmeza sus pies en el suelo. En 2013, él y su mujer, Katharina, se convirtieron en los orgullosos padres del pequeño Paul.

Timo vivió los duros comienzos del programa LMP1 y pilotó el primer 919 Hybrid en su estreno, el 12 de junio de 2013. “Es un honor,” comentó, y explicaba: “Éste no es sólo un nuevo coche de competición para Le Mans, es un Porsche". Ahora recuerda: “Cuando tuve mi primer vehículo de compañía, en el pueblo había niños parados alrededor de él. No podía oírles, pero veía por los movimientos de sus labios que estaban diciendo: ¡Es un Porsche!”.

Brendon Hartley…

… comenzó con karts a los seis años de edad, incitado por su padre Bryan y su hermano mayor Nelson, llamado así en honor a Nelson Piquet. De regreso a Nueva Zelanda (Brendon Hartley creció en Palmerston North, en la Isla Norte) se pasó a las carreras de monoplazas. Después de una serie de victorias en Fórmula Ford y de otros éxitos, pronto se vio que tenía talento para desarrollar su carrera fuera, pero vivía en el lugar equivocado del mundo. A los 16 años dio un salto al vacío y se marchó a Europa. Estableció se residencia en el este de Alemania y compitió con un Fórmula Renault 2.0 en los campeonatos Alemán y Europeo. En 2007 ganó las World Series by Renault. Fue un momento decisivo para él en un país extranjero. Se unió al grupo de talentos de Red Bull y trabajó duro.

En 2008 se produjo un golpe de efecto con motivo del Gran Premio de Macao de Fórmula 3: salió 20º en la parrilla y terminó tercero, además de marcar la vuelta rápida. Todavía estaba bajo los efectos del sorprendente resultado cuando llegó una llamada telefónica desde Red Bull, preguntándole si podía sustituir al lesionado Mark Webber en unos test de Fórmula 1. “Guau, esto era para lo que había estado trabajando toda mi vida. Llamé inmediatamente a mi casa y dejé sonar el teléfono hasta que desperté a toda mi familia”. Lo hizo bien y se trasladó desde Alemania a Milton Keynes, en el Reino Unido, y por fin tuvo la oportunidad de vivir en un lugar donde hablaban su idioma.

Firmó un contrato de Fórmula 1 hasta 2013 incluido, primero como piloto probador de Red Bull y después para el Equipo Mercedes. Su trabajo en el simulador fue muy apreciado, pero un piloto tiene que competir. En 2012 comenzó la segunda parte de su carrera en pruebas de resistencia: European Le Mans Series, Grand Am, 12 Horas de Bathurst, 24 Horas de Daytona y Le Mans. “Mi objetivo y esperanza era que un día pudiera atraer la atención de un fabricante. El hecho de que haya sido Porsche, la marca de mayor éxito en Le Mans, es un sueño hecho realidad”.

Mark Webber…

… ahora, durante dos años, ha llevado un techo sobre su cabeza: el de un coche que ha tenido que compartir con otros dos. Después de 215 grandes premios de Fórmula 1 y de haber ganado nueve de ellos, abandonó el paddock de esa categoría a finales de 2013. Compartir el Porsche 919 Hybrid con otros dos pilotos requiere compromisos para los asientos, el pedalier y la puesta a punto. Es vital y beneficioso que el piloto se encuentre bien, pues cuanto mejor se sienta, más rápido será y, en ese contexto, deben cuidarse lo más posible unos a otros. “Estoy sorprendido de lo mucho que he disfrutado compartiendo, después de un corto periodo de familiarización”, comentaba.

Mark abandonó su hogar en Queanbeyan, en Nueva Gales del Sur (Australia), a los 19 años de edad. En Inglaterra era uno los muchos que no tenían patrocinador. Ganó el prestigioso Festival de Fórmula Ford en Brands Hatch, al volante de un Fórmula 3 y un Fórmula 3000. Fue invitado a unirse al programa deportivo de Mercedes… y en Le Mans el coche despegó. Mark sobrevivió a dos dramáticos golpes sin lesiones, pero su carrera parecía haber perdido fuelle. Sin embargo, las cosas cambiaron a raíz de un exitoso test de Fórmula 1 para el equipo Benetton, que le garantizó otros ensayos y un puesto como piloto reserva con la escudería en 2001. En 2002 participó en su primer Gran Premio en Melbourne y terminó quinto a los mandos de un Minardi que no era competitivo.

En 2005 logra su primer podio con el antiguo equipo BMW Williams F1. Su primera victoria en la categoría reina llegó en el Gran Premio de Alemania de 2009, con Red Bull Racing, en su 131ª carrera. En 2010 y 2012 ganó el Gran Premio de Mónaco. En 2014, en su regreso a Le Mans, estuvo liderando la carrera durante algún tiempo, pero debió retirarse a causa de un problema de motor a falta de dos horas para concluir la carrera. En 2015 el coche que ha compartido con Timo Bernhard y Brendon Hartley también fue líder en la famosa prueba francesa a lo largo de un periodo todavía mayor, pero se vio relegado a causa de una penalización y terminó segundo, por detrás del otro Porsche 919 Hybrid. Esto es lo que Mark llama “un asunto inacabado“. Después del título de campeón del mundo 2015, quiere la victoria con un Porsche en Le Mans para 2016. “Para mí esta marca significa deportivos muy desarrollados, eficaces pero sin ser exagerados, perfectos en cualquier lugar y escenario”. Como propietario privado de un 918 Spyder, un 911 GT2 RS y un GT3 RS 4.0, está bien preparado.