Circuitos

- Rafa J. Cid

Lamborghini tiene nuevo toro para las carreras

El Huracán LP 620-2 Super Trofeo nace para ser la base de la copa monomarca de circuitos que la firma italiana organiza a lo largo del globo.

Mete miedo hasta en parado. El nuevo Huracán toma el relevo el anterior Gallardo LP 570-4 en el Blancpain Super Trofeo Lamborghini, que se disputa en tres series: americana, europea y asiática. Se basa en el modelo de serie, pero añade interesantes evoluciones.

Entre ellas destaca la eliminación del sistema de tracción total para convertirse en un "todo atrás", algo que además ha colaborado –entre otras medidas– a una rebaja global del peso del conjunto en unos 150 kilos con respecto a la versión de calle, para dejar el la cifra total en 1.270 kg. Por ello, aunque el motor tan solo incrementa la potencia en 10 CV para alcanzar los 620 CV, sus prestaciones son claramente superiores.

Y no hemos de olvidar que tratamos con un V10 de 5.2 litros aspirado, un motor perfecto para la competición por su capacidad para subir de vueltas. Para muchos su arquitectura resulta más apropiada que los que actualmente se utilizan en la Fórmula 1, salvando las distancias.

La agresiva estética del Huracán Super Trofeo viene marcada por la inclusión de un nuevo kit aerodinámico presidido por el generoso spolier trasero ajustable en diez posiciones, y los no menos llamativos difusores delanteros y traseros, además de las tomas de aire regulables.

Ha sido desarrollado en colaboración con Dallara, y se le espera en los circuitos a finales de este mismo año tras su reciente puesta de largo en el Concurso de elegancia de Pebble Beach.