Monoplazas

- Kevin Muñoz

Jean-Eric Vergne reina en el caos de París

El francés gana el ePrix de su país y se consolida al frente de la general de la Fórmula E. Tremendo final de carrera con accidentes y mucha tensión.

Una más y van…la cuarta temporada de Fórmula E está siendo una de las más espectaculares y emocionantes desde que se fundó este certamen. Jean-Eric Vergne se ha alzado con la victoria de forma brillante ante sus compatriotas tras ser el mejor por las calles de París.

El equipo Techeetah ha estado a punto de protagonizar un nuevo doblete, pero su segundo piloto, André Lotterer, se ha quedado con la miel en los labios. El talentoso alemán iba camino de la segunda posición cuando a escasos 100 metros de ver la bandera a cuadros se ha quedado sin energía en sus baterías.

Este suceso ha permitido a Lucas Di Grassi superar al teutón sin problemas y cuando el varias veces ganador de las 24 Horas de Le Mans parecía que iba a cruzar ‘a vela’ la línea de meta, un desatado Sam Bird ha impactado contra la parte trasera izquierda de su monoplaza.

El resultado: Bird ha perdido el frontal y la rueda delantera derecha de su coche y Lotterer el alerón trasero. Pese a lo aparatoso y espectacular del accidente (ver vídeo a continuación), el piloto de DS Virgen ha conseguido entrar tercero, mientras que el alemán se ha visto relegado a la sexta plaza final tras ser adelantado in extremis por Maro Engel y Sébastien Buemi.