Circuitos

- Kevin Muñoz. Fotos:

Fernando Alonso y Oriol Servià sin suerte en Indianápolis

El asturiano fuera de carrera por la rotura de su motor Honda después de luchar en el grupo de cabeza y el catalán se vio envuelto en un accidente múltiple cuando peleaba por ganar. Histórica victoria de Takuma Sato.

Se acabó el sueño, aunque ha sido muy bonito mientras ha durado. Nos hemos quedado sin victoria española en la 101ª edición de las 500 Millas de Indianápolis y eso que tanto Fernando Alonso como Oriol Servià han peleado durante la última parte de la carrera con serias opciones al triunfo.

La fortuna ha sido esquiva para los españoles. Fernando Alonso, que salía quinto, ha cuajado una carrera espectacular, sin errores y durante varias partes ha llegado a liderar la prueba por delante de pilotos mucho más experimentados en esta especialidad. El bicampeón del mundo estaba inmerso en la batalla del grupo de cabeza a falta de poco menos de 30 vueltas cuando el motor Honda de su McLaren Andretti ha dicho basta.

Desgraciada forma de terminar su aventura americana y más recordando lo peor que sufre en la Fórmula 1, la delicadeza de un propulsor japonés, maldito destino. El sueño de victoria de Alonso se ha esfumado y a la reanudación de la bandera amarilla que ha provocado su rotura ha significado el adiós de Oriol Servià.

Gran victoria de Takuma Sato en Indianápolis |
Gran victoria de Takuma Sato en Indianápolis

El catalán, un auténtico especialista en esta carrera, quería redondear su 200ª participación en la IndyCar ganando la cita más importante del año. Después de una primera parte muy conservadora, en la que ha regulado su ritmo para minimizar riesgos, Servià rodaba en el grupo delantero cuando se ha visto inmerso en un accidente múltiple que ha acabado con la oportunidad de cosechar el primer triunfo español en Indianápolis.

Una auténtica lástima, ha sido una carrera vibrante en la que la afición española ha podido disfrutar con dos auténticos pilotazos luchando por el triunfo. Una victoria final que ha ido parar a manos de Takuma Sato. El bravo piloto japonés ha conseguido coronarse tras unas últimas vueltas de infarto en las que ha superado a Helio Castroneves. El nipón ha saboreado merecidamente la leche de los campeones, entrando así en los libros de historia de la carrera al convertirse en el primer japonés en subir a lo más alto del podio de las 500 Millas de Indianápolis.