GT

- Claudio Luna

Doble victoria de Riberas en las Blancpain

Álex Riberas no ha podido cerrar mejor su participación en la reunión de Misano, tercera cita del año de las Blancpain GT Series Endurance Cup, al conseguir las dos victorias en juego en el circuito italiano.

El piloto de Barcelona se marcha de Italia con dos estupendas victorias y sumando muchos puntos de cara al campeonato, que lidera con solvencia junto a su compañero Christopher Mies. No solo eso, sino que gracias a sus dos victorias Riberas y Mies también están en cabeza del campeonato conjunto que suma las carreras de la Endurance y la Sprint.

En la primera carrera disputada en Misano la pareja hispano-alemana dio buena cuenta de los Mercedes, que parecían favoritos a priori con el AMG GT3 de Marciello-Meadows, pero que finalmente claudicó ante la pericia y destreza de Riberas y Mies, aunque solo fuera por una diferencia exigua de 0.642 segundos. Estos dos equipos fueron los primeros en pasar por la línea de meta, muy juntos, mientras que el tercero ya se quedaba a más de 16 segundos, el Lamborghini Huracán GT3 de Bortolotti-Engelhart. Albert Costa y Christian Klien hicieron lo que pudieron con su Lexus RC F GT3, acabando en 9ª posición.

Si la primera manga fue una exhibición de Audi, con el equipo Belgian Audi Club Team WRT al comando, la segunda fue aún más evidente el dominio de la marca alemana. Álex Riberas y Christopher Mies volvieron a demostrar que eran los más rápidos en la pista de Misano, ganando con mucha solvencia ante Will Stevens-Dries Vanthoor, también con Audi R8 LMS. La casa de los cuatro aros terminó la carrera con cuatro coches en los cuatro primeros puestos, con el R8 LMS de Simon Gachet-Christopher Haase en la última posición del podio. En esta ocasión Albert Costa no consiguió puntuar, ya que tuvo que abandonar en la vuelta 13ª.

Como hemos dicho al principio, después de 3 citas en la Endurance y otras tres en la Sprint, Riberas y Mies se encuentran encabezando todas las clasificaciones, aunque esto está a mitad de camino y no hay que cantar victoria antes de lograrla.