Turismos

- Redacción

El Cupra e-Racer al detalle

Alcanza los 100 km/h en 3.2 segundos, supera los 270 km/h y su motor sobrepasa las 12.000 revoluciones. Se trata del Cupra e-Racer, primer modelo eléctrico de competición de la nueva marca Cupra. Un vehículo que funciona con baterías, pero con la potencia de un coche de gasolina.

Cupra presentará el e-Racer esta semana en el Salón de Ginebra e intentará desde el primer momento ser la referencia en cuanto a los turismos de competición movidos por electricidad. Recordemos que Seat como marca ha fabricado todos los automóviles de la categoría TCR del Grupo Volkswagen, incluyendo el Audi RS 3 LMS y el VW Golf GTI, por lo que tiene gran experiencia en este tipo de vehículos.

El nuevo coche de Cupra, basado en su mayor parte en el Seat Cup Racer, será 100% eléctrico y, efectivamente, utilizará una energía más limpia y respetuosa con el medio ambiente, tal y como está requiriendo hoy en día la competición y la sociedad en general.

La batería de este coche eléctrico es tan potente como las de 9.000 teléfonos móviles conectados al mismo tiempo. Un total de 23 paneles, de 264 unidades de carga cada uno, son la fuente de energía de este vehículo. Para recargar completamente este modelo se necesitan 40 minutos.

TWITTER

Los 450 kilos de la batería representan una tercera parte de lo que pesa todo el coche. Por eso, “su colocación ha sido uno de los mayores retos que hemos afrontado”, afirma Xavier Serra, director técnico de este proyecto. Es tan grande y pesada, que su volumen ha tenido que repartirse por toda la parte inferior del coche para preservar su equilibrio y funcionalidad.

Este modelo lleva cuatro motores, situados en la parte posterior, que hacen que “el Cupra e-Racer alcanza las 12.000 revoluciones, frente a las 6.500 de un vehículo de competición de gasolina y todo con una sola marcha.

“Ganar en aerodinámica era el objetivo principal” afirma Serra. Por ese motivo, los retrovisores han sido substituidos por mini cámaras, para que “el coche tenga más dinamismo”, añade Serra. El conductor visualiza todo lo que sucede a su alrededor en una gran pantalla integrada en el salpicadero.

Serra asegura que la sensación al volante es diferente a la de un coche de gasolina y que lo primero que sorprende es “su aceleración”. El sonido de este vehículo es también algo nuevo: “A diferencia de un vehículo tradicional, este eléctrico emite un sonido similar al de un mosquito”.