Resistencia

- Redacción

Audi, ante la edición de Le Mans más apretada de los últimos años

Nunca antes Audi había hecho tanto con tan poco: para su 18ª participación en Le Mans desde 1999, la marca de los cuatro tiene a su disposición menos energía del combustible que nunca y menos que sus competidores, según lo especificado por la normativa.

Aun así, el nuevo prototipo Audi R18 luchará por el primer puesto el 18 y 19 de junio gracias a su notable eficiencia. Audi ha ganado 13 veces la carrera de 24 horas y este año la clásica prueba de resistencia será más dura que nunca antes. La marca de los cuatro aros celebra esta edición sus 10 años de TDI en Le Mans, con ocho victorias desde que en 2006 el Audi R10 TDI se convirtiese en el primer prototipo con motor diésel en imponerse en la prueba.

“Ya hemos visto lo grande que es el reto este año en el Campeonato del Mundo FIA de Resistencia (WEC),” comenta el Director de Audi Motorsport, Wolfgang Ullrich. Audi compitió con sus fuertes rivales, ganó la segunda ronda en Spa (Bélgica) con Lucas di Grassi/Loïc Duval/Oliver Jarvis y logró el mejor tiempo en el día de ensayos para Le Mans el 5 de junio con di Grassi. “Sin embargo, sería prematuro sacar conclusiones claras de esto para la carrera en Le Mans. Tenemos un gran respeto por nuestros rivales”, asegura Ullrich.

Cada uno de los tres fabricantes que luchan por la victoria final con sus coches deportivos híbridos ya han realizado muchos kilómetros en la lucha por el liderazgo del WEC. Las condiciones en Le Mans difieren de las de las rondas del WEC en Silverstone (Reino Unido) y en Spa (Bélgica). Nadie puede ensayar en el circuito de 13,629 kilómetros, ya que discurre en gran parte por la vía pública y se cierra al tráfico normal sólo para el día de ensayos y la semana de la carrera. Lucas di Grassi logró una velocidad media de casi 244 km/h en el día de ensayos. Audi competirá en Le Mans con una configuración aerodinámica especial de baja resistencia al aire.

La duración de 24 horas de esta prueba es única en el calendario FIA WEC. A cambio, los participantes consiguen en esta ocasión puntuación doble en comparación con las otras rondas. El “maratón” en La Sarthe es sin duda la carrera de resistencia más prestigiosa del mundo. Audi ha logrado aquí nada menos que 13 victorias, la más reciente en 2014 con Marcel Fässler/André Lotterer/Benoît Treluyer. Como resultado, la marca Premium de Ingolstadt está clasificada en segundo lugar de la lista de ganadores de todos los tiempos, que se inició en 1923. La alineación de Audi para este año de Audi está formada por Fässler/Lotterer/Treluyer en coche número 7 y di Grassi/Duval/Jarvis en el coche que luce el dorsal número 8.

Diez años de TDI en Le Mans

Audi es la única marca que utiliza un sistema de propulsión híbrida de alta eficiencia con un motor diésel. En 2006, Audi fue el primer fabricante en ganar las 24 Horas de Le Mans con un motor de este tipo; desde entonces son ya ocho las victorias con el motor TDI, estableciendo un nuevo récord de distancia en 2010 que no se ha superado hasta la fecha. Diez años de TDI desde su debut en las 24 horas de Le Mans son una ocasión perfecta para repasar los números que reflejan el progreso realizado.

El motor V12 TDI de 5,5 litros de cilindrada del Audi R10 TDI vencedor en 2006 fue el primer motor de Audi con el bloque fabricado en aluminio. Exactamente 200 días después de su aparición en el circuito de Misano en Italia, y tras 30.000 km de pruebas y 1.500 horas de ensayos en el banco de motores, el Audi R10 V12 TDI pilotado por Frank Biela/Emanuele Pirro/Marco Werner se impuso en la línea de meta en Le Mans tras cubrir 5.187 kilómetros en sus 380 vueltas al trazado de La Sarthe. Los dos años siguientes, 2007 y 2008, el motor TDI de Audi de nuevo subió a lo más alto del podio en Le Mans, en una dura competencia con rivales también dotados de motor diésel.

En 2010 el motor V10 del Audi R15 TDI con doble turbocompresor de geometría variable ocupó el lugar del anterior V12. Era 100 mm más corto, un 10 por ciento más ligero, y llevó al prototipo LMP1 de Audi a un nivel superior de prestaciones: Timo Bernhard/Romain Dumas/Mike Rockenfeller totalizaron 397 vueltas y 5.410,713 km en Le Mans, rompiendo un récord de distancia que duraba 39 años (de una época en la que la larga recta de Hunaudières no tenía chicanes) y consiguiendo en meta un triplete.

El Audi R18 TDI de 2011 abrió una nueva era, con su eficiente V6 TDI propulsando el prototipo cerrado de la marca de los cuatro aros. Con el escape situado en la V a 120 grados formada por las bancadas de cilindros y la cilindrada reducida a sólo 3,7 litros pasó a utilizar un único compresor de doble flujo. Respecto al motor con el doble de cilindros de 2006, la potencia específica se había incrementado desde los 118 CV/l hasta los 146 CV/l. Y con presiones de inyección de hasta 3.000 bar, este motor de carreras fue el auténtico precursor de la utilización de sistemas de inyección de muy alta presión en los motores de producción. Marcel Fässler/André Lotterer/Benoît Tréluyer se impusieron en 2011 con el R18 TDI, y un año más tarde, en 2012, con el R18 e-tron quattro que utilizaba un sistema de propulsión híbrido por primera vez. En 2013, Loïc Duval/Tom Kristensen/Allan McNish tomaron el relevo en el podio con una evolución del R18 e-tron quattro.

En 2014, la nueva normativa para la carrera supuso un cambio radical. En vez de limitar la potencia de salida con restricciones en la cilindrada o el aire de admisión, se empezaron a aplicar limitaciones a la energía utilizada. Audi llevó el V6 TDI, que debía conformarse con un 22 menos de energía que su predecesor, hasta los 4 litros de cilindrada. El trío formado por Fässler/Lotterer/Tréluyer consiguió una nueva victoria, la octava para un motor TDI de Audi en Le Mans.

Para la temporada 2016, las regulaciones han reducido todavía más el consumo de energía, y Audi ha evolucionado aún más el V6 TDI de cuatro litros que impulsa al R18. “Utilizamos el mismo concepto por sexto año consecutivo, lo cual demuestra la validez de la idea. Debido al aumento de eficiencia conseguido compensamos la menor cantidad de combustible de la que disponemos”, comenta Ulrich Baretzky, responsable de Desarrollo de Motores de Audi Sport.

El actual V6 TDI consume un 32,4 por ciento menos de combustible que la primera generación de este motor, de 2011. El progreso respecto al primer TDI de 2006 es todavía más impresionante: ahora, el LMP1 utiliza un 46,4 por ciento menos de combustible en Le Mans. Y a pesar de ello, se logran tiempos por vuelta hasta 15 segundos mejores que los de hace una década. Además del sistema de propulsión compuesto por un motor de combustión interna en el eje trasero y un sistema híbrido en la parte delantera, Audi ha aprovechado su gran potencial aerodinámico, ha perfeccionado su diseño ligero, se han convertido en realidad ideas innovadoras aplicadas en la suspensión y en otras áreas, y la tecnología de iluminación de la marca de los cuatro aros también ha desempeñado un papel pionero en Le Mans. La carrera de 24 horas en La Sarthe sigue siendo un laboratorio perfecto para probar las tecnologías de hoy para el futuro y posteriormente ponerlas a disposición de los clientes de Audi.

La cadena de televisión Eurosport retransmitirá en directo las sesiones de entrenamientos, incluyendo la clasificación y el warm-up, así como la información previa a la carrera desde las 14:15. El actor Brad Pitt será el encargado de dar el banderazo de salida cuando la carrera comience el sábado 18 de junio a las 15:00. Audi incluirá amplios informes en sus páginas de Facebook (AudiSport) y Twitter (@audisport). Los fans de la marca pueden ver, además, cámaras interiores, con los datos de telemetría y más información en www.audi-motorsport.com.