Resistencia

- Redacción

Alonso hace historia en Daytona

Con unos relevos memorables, Fernando Alonso dio todo un recital en las 24 Horas de Daytona, remontando una y otra vez lo perdido por sus compañeros, y ganando por primera vez en EE.UU.

No porque sea asturiano. No porque sea español. Es porque se llama Fernando Alonso, y si no es el mejor piloto del mundo nosotros nos creemos que sí lo es. Solo le hacía falta un coche en igualdad de condiciones para demostrar lo que no tiene que hacer ya en la Fórmula 1 ni en ningún otro campeonato. Simplemente está a otro nivel. Al nivel de los Dioses.

En su segunda cita con Daytona, el “jefe” Alonso junto a su equipo compuesto por Jordan Taylor, Van der Zande y Kamui Kobayashi, ha conseguido otro hito en su palmarés. La primera victoria en suelo norteamericano, en uno de los circuitos más míticos de cuantos albergan pruebas de automovilismo.

Con Daytona y las 24 Horas de Le Mans en su bolsillo, Fernando Alonso ha pasado a ser requerido por los mejores equipos de Resistencia. Así lo hizo el de Jordan Taylor (hijo del propietario) para estas 24 Horas de Daytona, aunque fuera Zack Brown quien le propuso para el equipo.

Daytona resultó un innegable escaparate para el pilotaje excelso de Alonso. Tres veces cogió el volante del Cadillac Dpi, y tres veces realizó remontadas de cine. Sus compañeros aguantaron el chaparrón, pero no lograron en ningún momento conservar el primer puesto que les ofrecía el español en sus relevos. Así que en la última ocasión que el asturiano se puso al volante del coche de Taylor, su relevo fue inolvidable, remontando de nuevo hasta el primer puesto, después de presionar a Felipe Nasr para que saliera de la pista, y liderando la carrera en las últimas vueltas.

No acabó Daytona como se hubiera querido, ya que la última hora llovió intensamente y hubo que parar la carrera, por lo que el equipo de Alonso, sí de Alonso, celebró su victoria en los boxes. No por ello menos apasionada.

El equipo de Fernando Alonso se impuso finalmente al de Nasr-Curran-Derani (Cadillac) y al de Rossi-Castroneves-Taylor (Acura), mientras que en GTLM fue el equipo Augusto Farfus-De Phillippi-Eng-Herta (BMW M8) el que terminó primero por delante de Molina-Calado-Pier Guidi-Rigon (Ferrari 488) y Westbrook-Briscoe-Dixon (Ford GT). Antonio García, junto a Rockenfeller y Magnussen concluyó 6º con su Chevrolet Corvette. Álex Riberas, junto a Davis, Hardeman y Winkelhock acabó 12º de la clase GTD.