Montaña

- Laura Martín

Volkswagen se electrifica para Pikes Peak

La marca alemana está desarrollando un coche de carreras eléctrico para la subida de montaña más famosa del mundo con la aspiración de lograr un nuevo récord.

Volkswagen está construyendo un coche de carreras completamente eléctrico para competir en la mítica subida a Pikes Peak del 24 de junio de 2018. El objetivo es claro: batir un nuevo récord entre los coches eléctricos en la llegada situada a 4.300 metros de altitud. Volskwagen Motorsport quiere impulsar sus vehículos eléctricos, ya que en 2025 ofrecerán hasta 23 modelos totalmente eléctricos.

Esta nueva unidad estará equipada con innovadoras tecnologías de baterías y propulsión de tracción total. Las extremas pruebas de esfuerzo que supone Pikes Peak le aportará a la marca los datos importantes que podrán aprovechar para futuros desarrollos de los coches de calle.

Volkswagen Motorsport participó en la carrera por última vez en 1987, con un Golf bimotor que, por poco, no logró alcanzar la meta. Los expertos denominan a esta carrera como la “Carrera hacia las nubes”, ya que se disputa por las Montañas Rocosas de Colorado Springs desde el año 1916. El recorrido tiene una longitud de 19,99 kilómetros y un desnivel de 1.440 metros hasta la meta que se encuentra a 4.300 metros de altura.

El récord actual en la categoría de prototipos eléctricos es de 8,57 minutos, que logró Rhys Millen en 2016.