Eventos especiales

Danny Thompson bate el récord de velocidad de su padre asesinado

Querían pilotar juntos cuando se produjo la muerte repentina del progenitor, años atrás. Ahora intentará batir el récord del Mundo.

Danny Thompson alcanzó la pasada semana, en el lago salado de Utah dentro de la semana Bonneville, una velocidad de 646,9 km/h con su Challenge 2, logrando batir el récord de velocidad en tierra en la categoría AA/FS, restringida a modelos con motor de explosión atmosféricos. Además, intentará en breve batir el récord absoluto, en poder del Speed Demon. Sin embargo, hay mucho más detrás de esta noticia.

Y es que fue su padre, Micky Thompson, el que poseía el récord anterior. Lo logró con el Challenger I en 1960, convirtiéndose en el primer americano en superar las 400 millas por hora (unos 644 km/h).

Entonces, Micky decidió intentar superarse e inició la construcción del Challenger 2. Y aunque había prohibido en un principio competir a su hijo en carreras automovilísticas, lo cierto es que juntos decidieron, el padre como jefe de equipo y el hijo como piloto, intentar un nuevo el récord en 1988. Desafortunadamente, un socio de Micky le asesinó junto a su segunda mujer. Y el Challenger fue olvidado en un garaje.

Mucho después, Danny Thompson desempolvó el chasis del Challenger 2 y se gastó todo su dinero en modificarlo, durante 7 años, empleando nuevas soluciones mecánicas. Y la pasada semana batió el record de su padre. Por tan solo una décima de segundo, algo debido, según el piloto, a que el motor sufrió una pequeña avería que menguó sus prestaciones.

Por eso Danny espera, en nuevos intentos, lograr velocidades muy superiores. No sabemos si tanto como para alcanzar al citado Speed Demon, que ha rozado los 700 km/h a los mandos de George Poteet.

Tras su logro, Danny expresó que sintió "que su padre estaba con él" mientras avanzaba como un cohete. Mucha suerte a los dos en próximos intentos.