Dakar

Jesús Calleja ante su reto más ambicioso: el Dakar

El presentador de televisión disputará el raid más duro del mundo con el objetivo de llegar a la meta de Córdoba (Argentina).

Para un hombre como Jesús Calleja, que ha vivido aventuras de todo tipo alrededor del mundo, el Rallye Dakar es una espinita clavada. El leonés disputó la edición de 2011 de la prueba suramericana y en aquella ocasión no pudo completar el desafío. Después de mucho esfuerzo y conseguir encontrar el presupuesto necesario para disfrutar de una buena estructura y un vehículo competitivo a la par de fiable - un Proto Racing fabricado en España por la formación de Ariel Jatón - Calleja lo volverá a intentar en 2018.

El popular presentador estará el próximo 6 de enero en la salida de la 40º edición del Rallye Dakar. Acompañado del experimentado Jaume Aregall haciendo las funciones de navegante, Calleja afronta con la máxima motivación este nuevo intento en el raid más famoso del mundo.

"Cuando me planteo una aventura y no me sale a la primera, lo vuelvo a intentar hasta completarla. Participé en el Dakar en 2011 y me quedé a pocas etapas de terminar, y por eso este año he querido volver a intentarlo. Pese a que el nivel será muy alto, tenemos mucha ilusión y un vehículo muy fiable que hasta ahora ha funcionado de forma extraordinaria. Para las dunas será más importante nuestra capacidad técnica que la potencia del motor; esperamos que ese sea nuestro punto fuerte en las etapas complicadas y nos permita adelantar posiciones”, comenta Calleja.

“También confío mucho en mi copiloto Jaume Aregall, que me lo ha enseñado todo sobre los rallyes y es un experto en navegación. Entre el vehículo, mi copiloto y el resto del equipo hacemos un grupo fantástico, nos hemos preparado como los profesionales y creemos que tenemos todos los ingredientes para hacer una buena carrera. También me gustaría dar las gracias a los patrocinadores que nos apoyan, me hace especial ilusión contar con tres marcas de León. La vida hay que vivirla intensamente, no hay nada imposible, ¡a por el Dakar!”