Dakar

André Villas-Boas: de los banquillos al Dakar

El técnico portugués se estrenará en el raid más duro del mundo al volante de un Toyota Hilux V8 y copilotado por el ex motorista Rubén Faria. 

El que hace unas temporadas fuese considerado como el sucesor natural de José Mourinho en los banquillos tras una exitosa etapa en el Oporto, André Villas-Boas, será uno de los grandes protagonistas del próximo Rallye Dakar. El portugués, que hasta hace unos días entrenaba al Shanghái SIPG, celebrará de esta exótica manera su 40º aniversario.

Curiosamente, el Dakar también disputará este año su 40ª edición y el ex entrenador de Chelsea, Tottenham y Zénit entre otros ha confirmado su participación en la carrera suramericana. Amante del mundo del motor, Villas-Boas tenía la intención de competir en el raid más duro del mundo con una moto. Pero el propio Alex Doringer, director de KTM, con el que guarda una gran relación de amistad, le aconsejó que corriese con un coche, ya que para hacerlo sobre dos ruedas necesitaría una mayor preparación.

Así, el técnico que en su día llegó a sonar como posible entrenador del FC Barcelona decidió poner sus miras en los 4x4. Se puso en contacto con el equipo Overdrive y cerró el alquiler de uno de las espectaculares y fiables Toyota Hilux V8. Casi sin experiencia en competición, Villas-Boas contará con un auténtico ‘enfermo’ del Dakar a su derecha haciendo las funciones de navegante, Rubén Faria, piloto de motos que finalizó en segunda posición del Dakar 2013.

Veremos si al portugués se le dan bien las dunas y áridas pistas del cono sur, lo que es seguro que en esta aventura no tendrá que dirigir a unos jóvenes millonarios detrás de un balón. Ya saben, para jugar al fútbol, baloncesto o tenis se hace falta una pelota, para el automovilismo, dos.